Con las primeras lluvias del verano, el río Vaqueros se transforma en la playa de cientos de salteños que buscan un poco de agua para refrescarse y disfrutar de la naturaleza. Pero, como la mayoría de los espacios naturales que toca el hombre, el lecho del río Vaqueros se está convirtiendo en un vertedero -tanto de empresas como de visitantes-.
Uno de los ejemplos que dan muestra de cómo los salteños no cuidan sus espacios verdes es el río Arenales. "Yo tengo 61 años y cuando era chango nos bañábamos en ese río. Hasta pescábamos. Ahora los peces que salen en paso Sarmiento son una mugre. Y el lecho del río, lo mismo. No quiero que esto pase con el Vaqueros", dijo a El Tribuno Carlos López, ahora residente sobre la ruta a Lesser.
El hombre tiene un terreno, hace 15 años, que colinda con el río Vaqueros. Allí construyó una casa sencilla, pero que sirve de refugio para sus cuatro hijos y sus nueve nietos.
"En las vacaciones o cuando los chicos pueden se vienen acá y pasan un tiempo en el campo. Les hace muy bien. Hasta hace 6 años era hermoso estar acá, pero ahora está todo sucio", contó Carlos.
Este vecino, que junto a sus hijos creó la Fundación Los Nietos, aseguró a El Tribuno que hace dos años que durante la época en que el río no lleva agua, una empresa de contenedores pasa con sus camiones hacia el lecho del río y deposita allí la basura.
El Tribuno recorrió junto a Carlos la zona y comprobó no solo la presencia de uno de esos contenedores, sino también la existencia de residuos entre los que se podía observar chapas, cocinas viejas, gomas de camiones, bolsas, colchones, vidrios y bidones.
Respecto a los bidones, López agregó que río arriba también se pueden encontrar tachos de productos químicos.
En diciembre de 2015, las fuertes lluvias hicieron que el Vaqueros creciera y pusiera en peligro gran parte de las defensas. Algunos vecinos para evitar que el río se acercase a sus casas pusieron el cartel "recibo escombros" y una empresa de áridos de la zona se encarga con una retroexcavadora de colocar los escombros sobre una de las márgenes. "Pero una cosa es escombros y otra esto que ves", aseguró Carlos, mientras señalaba los montículos de basura que sus cinco perros de guardia revisaban.

Sin respuestas

En la búsqueda de una solución o por lo menos de que alguien tome acciones al respecto, Carlos López ya visitó las municipalidades de Vaqueros y de la cuidad de Salta.
Desde Vaqueros le respondieron que no pueden hacer nada porque no es su jurisdicción. "Entonces llame a Ambiente de la ciudad para ver si podían hacer algo. Me tomaron la denuncia y nada. Nadie vino ni hizo nada. Es una pena, porque la gente que no tiene dinero para irse a Miami o Cancún pasa sus vacaciones acá", reflexionó Carlos. Este vecino tiene incluso una serie de fotografías de los camiones con contenedores dejando la basura.
Y agregó también: "No vienen a dejar la basura para después tratarla de algunas manera para que no contamine el río. La dejan en el lecho, incluso en la medianoche".
Carlos reconoce que la gente no es cuidadosa con el medio ambiente. "No cuidan nada. En el verano muchas familias y grupos de jóvenes vienen, pasan la tarde y dejan toda la basura. Pañales, cartones de vino, botellas de cerveza, muchas veces rotas. A todo eso se lo lleva el agua y puede lastimar a alguien. Pero la gente no entiende nada", dijo.
Hoy la margen del río Vaquero, sobre el camino a Lesser, ya cuenta con varios vecinos y un destacamento policial. La ciudad está rodeando este espacio público y natural, y lo está convirtiendo en otro río Arenales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora