Paredes resquebrajadas, vidrios rotos, cables y postes que se mueven al vaivén de la tierra. Así se puede describir brevemente lo que se ve en un sismo leve, como los que la provincia de Salta tiene a diario. Muchas veces, estas muestras de la existencia de movimientos sísmicos no son notorias, pero eso no quiere decir que no sucedan. "Salta es una provincia de alto movimiento sísmico. De hecho, la zona central de nuestra provincia está calificada como zona de riesgo 3, de acuerdo al Instituto de Prevención Sísmica", destacó el comandante Walter Chávez, de los Bomberos Voluntarios Martín Miguel de Gemes.
Pero, ¿están los salteños capacitados para actuar ante un posible sismo de gran magnitud? Ante esta pregunta, los representantes de Defensa Civil, Subsecretaría de Prevención y Emergencias de la Ciudad de Salta, y los bomberos voluntarios coincidieron en la respuesta: no.
Las razones son varias pero todos coincidieron en la poca legislación y el no cumplimiento de la existente. Protocolos de evacuaciones en hospitales públicos, clínicas, empresas, edificios públicos y, sobre todo, escuelas son una gran falencia en el sistema de prevención.
"Dentro de la currícula de los estudiantes no existe -al momento- ninguna obligación para que los chicos reciban herramientas de prevención", destacó el comandante Chávez en dialogo con El Tribuno.
Desde la Subsecretaría de Prevención y Emergencias de la Ciudad de Salta, Nicolás Kripper destacó que existe un programa nacional de prevención sobre cómo actuar ante un sismo, pero Salta -como provincia- no está adherida.
"Este programa reclama que se capacite a la población en las acciones básicas de autoprotección. Salta no está adherida a la ley que exige la práctica de simulacros y como municipio no podemos pasar por sobre la Provincia", destacó el funcionario a El Tribuno.
Desde Defensa Civil, Ernesto Flores afirmó que las normativas para la realización de los simulacros -como parte del programa de actividades de escuelas y edificios públicos- existe, solo que no se cumple.
El funcionario destacó que gracias a la promoción de la entidad se logró que varias empresas y escuelas reclamen la capacitación y la práctica de evacuación de edificios en caso de siniestro, pero advirtió que no dan abasto con los pedidos. "Como no damos abasto, estamos transmitiendo y formando a docentes en la materia. Actualmente estamos trabajando con el programa Escuelas Abiertas y con bomberos voluntarios, porque necesitamos agentes multiplicadores", destacó el arquitecto Flores.
En cuanto a las normativas que desde Defensa Civil mencionaron, se destaca la legislación que regula su funcionamiento en la provincia y también el control municipal sobre los locales comerciales.
"Existen normativas que generalmente se corren para el sector comercial, pero por otro lado no hay exigencias sobre los particulares. Creo que hace falta profundizar las inspecciones de obras", destacó Flores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora