Carta de Lectores

Agradecimiento

Señor director de El Tribuno, queremos, por intermedio de este matutino, comentar algo que pasamos momentos difíciles, con un hijo, y que hoy lo podemos contar porque está bien, gracias a Dios y a los profesionales y enfermeros del Hospital San Bernardo.
Hace cuatro meses, a mi hijo Nicolás de 26 años le diagnosticaron un problema en la columna vertebral. Y para curarse necesitaba operaciones complejas y prótesis.
Todo ello, muy lejos de nuestras posibilidades económicas, recurrimos entonces al hospital San Bernardo donde luego de un intenso tratamiento y varias operaciones, mi hijo hoy recupera su salud.
Por este motivo queremos hacer público nuestro agradecimiento al Dr. Arias Uriburu, al Dr. Saravia, especialista en columna; y a los doctores González, Oreyano, Kiroc y Bárcena, y pedirle a Dios que los bendiga a cada uno de los que trabajan en el San Bernardo: médicos, anestesistas, radiólogos, enfermeros, camilleros, cocineros y personal de limpieza.
¡Que lindo es contar con gente así!, la verdad que da mucho gusto poder contar con profesionales que no tienen miramiento alguno, que miden a todos los pacientes con el mismo trato, y que el día a día entre médicos y enfermos es muy cordial y llevadero, como tiene que ser en todos los aspectos de la vida.
Volvemos a reiterar, que Dios bendiga sus manos, inteligencia, sabiduría y conocimiento para que sigan haciendo bien a todos los que lo necesiten alguna vez.
Una cosa es contarlo, y otra es vivirlo en carne propia, como la experiencia de mi familia y mi hijo que estuvo tan delicado, y encima soportar una intervención tan complicada y que por suerte, todo salió bien y está saliendo adelante, y ahora puede mirar el futuro con otros ojos, y muchos ánimos, como es el deseo de cualquier familia.
Todos los trabajadores del San Bernardo tienen un corazón muy grande y una predisposición acorde a las exigencias con todos los pacientes y con los familiares que se encuentran pasando por momentos para nada agradables.
¡Que lindo que nuestra provincia cuente con semejante caudal de profesionalidad y dedicación!
Los admiramos y siempre les estaremos eternamente agradecidos.

Gladys y Nicolás Posada - Salta capital

Planificación del Tránsito

Salta es cada día más populosa y el tránsito obviamente se va complicando. Aún no llegamos a los niveles de las grandes urbes pero seguramente, con el tiempo, y si no pensamos desde ya en ese futuro, se nos complicará el traslado.
Hemos visto a través de los últimos años intentos aislados de mejorar la circulación. "El que circula por la rotonda hoy, en alguna medida, es respetado". Al llegar a las esquinas, se complica, el que viene por la derecha tiene derecho a pasar, en general es la ley del más fuerte". Indicio de que se puede. Evidentemente la educación en este sentido viene fallando. Nadie conoce la ley de tránsito y todo el mundo maneja según le parece.
Desde la ciudad se aprecian algunas mejoras en las calles pero hay otras sencillas mejoras que pueden implementarse para hacer más ágiles nuestras arterias.
Por ejemplo, en la Av. Entre Ríos, casi llegando a la subida al Grand Bourg (yendo del centro hacia afuera) se removieron las platabandas centrales. Ahora veo que las están haciendo nuevamente. ¿Cual es el sentido? Lo mejor sería una doble raya amarilla o bien una baranda divisoria de manera de mejorar los dos carriles existentes. O quizá mejor, hasta se podría agregar un quinto carril central que se use en un sentido a la mañana y en el contrario según los flujos de tránsito.
Lo mismo ocurre con la discutida rotonda de Grand Bourg (al lado del colegio). Los autos circulan por la banquina generando un embudo al tomar la rotonda. Sería muy bueno pintar el pavimento de amarillo para conducir el tránsito por los carriles y multar a los que se adelantan por la derecha. Ni hablar de los accesos a las "autopistas" que no tienen un carril de aceleración, o si lo tienen, se usan como estacionamiento, y uno se encuentra entrando a baja velocidad y hasta frenando con el consiguiente peligro de colisión. Y así, debe haber incontables oportunidades de mejora que el área responsable de la ciudad debería liderar en la búsqueda de mejorar la circulación y bajar la siniestralidad. Mi propuesta es hacer una planificación, aunque sea modesta en un principio, pero que sirva de guía para el corto plazo y como un ejercicio o prueba piloto para demostrar que planificando se trabaja sobre lo importante y se salvan vidas.

Claudio E. Marlow - Salta capital