La aplicación para dispositivos móviles SimSimi tiene la finalidad de interactuar a través de preguntas y respuestas, como si fuera un juego. Todo arranca con un "hola" y después la charla puede derivar en situaciones impensadas, como el ofrecimiento de sexo o extorsiones.
Si bien aseguran que nadie puede ver el número telefónico o enviar mensajes, "sorprende la rapidez con la que se contesta y hasta manipula la cámara frontal del teléfono para ver quién es la persona que lo está usando, o saber cuál es la ubicación exacta a través del GPS", explicó el juez de Faltas de Rincón de los Sauces (Neuquén), José Luis Miranda.
Él lanzó una advertencia a través de Facebook para no bajar esta aplicación y aseguró que "hay redes de trata de personas que ya están operando en Rincón". Según Miranda, "hay características de esta aplicación que llevan a pensar que hay alguien recolectando información". El funcionario enumeró algunas de ellas: "Es una red internacional. Se apropian de los datos de los teléfonos. Las víctimas son adolescentes y jóvenes. Saben dónde están y conocen su rostro".
Esta situación alertó al fiscal Andrés Azar, con jurisdicción en Vaca Muerta y Rincón. "Si bien se trata de un delito federal, decidí iniciar una causa para investigar una presunta red de trata local", manifestó.
La Fiscalía de Delitos Sexuales solicitó información más precisa a Miranda, porque no hay denuncias policiales.

"Información de muchos adolescentes de Salta capital"

Una lectora escribió a WhatsApp El Tribuno para alertar sobre esta situación y también lo relacionó con una red de trata de personas. "Tienen información de muchos adolescentes de Salta capital", advirtió.
"Hay que alertar a madres y padres. Mi hija está asustadísima. Tienen información de ella: el color de su pelo, cuál es su colegio y la dirección", relató.
Otra lectora comentó que muchos adolescentes están "prendidos" con esta aplicación y que dan datos tanto propios como de compañeros y compañeras porque lo hacen jugando

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora