El Social Psychological & Personality Science analizó a 4.000 estudiantes universitarios y encontró que lo que determinaba la felicidad de una persona no era su estado civil, sino los objetivos que se fije para una relación. Se identificaron dos grupos: los que tenían un alto enfoque en las metas, es decir, que quieren una relación romántica y aquellos con una alta evitación de metas, o sea, que desean eludir el conflicto y el drama. Los investigadores encontraron que no era malo para estos últimos sortear las relaciones, siempre y cuando siguieran fieles a lo que quieren. Según la profesora de Psicología de la Universidad de Auckland Yuthika Girme, el no desear una relación implica no sufrir la soledad de la soltería y eso es bueno, aunque evitar siempre los conflictos no sea positivo. Para Girme, tener altas metas en las relaciones puede significar vínculos de mejor calidad, aunque también enfrentar más drama y encontrar las rupturas más dolorosas. Para los que tienen altas metas de evitación es importante entender que los conflictos son insoslayables y que lidiar con ellos puede mejorar la relación. Los otros deben comprender que los solteros pueden tener una vida llena de felicidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora