En los últimos años, son cada vez más las voces que advierten sobre los riesgos que presentan los alimentos denominados "light" o "reducidos en calorías". En nuestro país, reconocidos especialistas a nivel nacional advirtieron sobre el peligro que conlleva su consumo en altas cantidades y por la generación de ciertos mitos y falsas expectativas entre los mismos consumidores.
Es que, más allá de su menor contenido calórico, los alimentos y bebidas "light" contienen numerosos conservantes y saborizantes, muchos perjudiciales para la salud.
Lejos de una alimentación saludable, estamos encaminados a una alimentación cada vez más química, por la gran cantidad de aditivos artificiales.
"Hay muchos aditivos que hacen más ricas las comidas. Son sustancias casi desconocidas y muy presentes en los productos light, que reemplazan a la comida natural y empeoran la calidad de los alimentos", explicó el reconocido terapeuta y especialista en nutrición, Máximo Ravenna en medios nacionales.

¿Qué es un alimento light?
Un alimento es considerado light cuando contiene, como mínimo, un 30% menos de calorías que el equivalente original.
Los especialistas remarcan una y otra vez que estos productos no son "cero calorías", sino que tienen un poco menos.
Esto conlleva a la ilusión de que, por ser light, se pueden consumir en mayores cantidades, lo cual termina siendo contraproducente.
Cabe recordar que hace unos años la Organización Panamericana de la Salud elaboró un informe lapidario en relación a los trastornos alimentarios que producen estos aditivos y conservantes en los alimentos tanto light como procesados y semiprocesados.
"No por comer light se come más sano. Ello, sin tener en cuenta que, además, son más caros que sus versiones originales", señaló a El Tribuno la Lic. Fabiana Lobo, integrante del Colegio de Nutricionistas de Salta.
La profesional advirtió sobre la necesidad de retornar a una alimentación natural, sin tantos aditamentos químicos, y aclaró que un alimento dietético es un siempre alimento industrializado.
"Hay un riesgo si se considera que todo lo light es sano. El Código Alimentario Argentino define como dietéticos los alimentos que fueron modificados en su composición para el consumo de personas que presentan algún tipo de patología, como hipertensión o diabetes. Son alimentos con una reducción en la cantidad de azúcar y de grasa, y con mejoras en el nivel de sodio y de todos aquellos nutrientes cuyo consumo excesivo está asociado a la aparición de ciertas enfermedades, entre otras", destacó la profesional.

La falsa ilusión
Por todo lo expuesto, se considera que el mayor peligro que conllevan los productos light es la falsa sensación de seguridad que producen y su consecuente exceso en el consumo, contribuyendo así al aumento de la obesidad.
Esta idealización es el resultado de diversas campañas publicitarias impulsadas por la industria alimentaria.
"Hay una hipervalorización de los productos light, gracias a las estrategias de marketing del mercado. Hoy están sobrevaluados los alimentos industrializados, entre los que sobresalen los light. Pero desde años se están estudiando las alteraciones que estos alimentos ocasionan a la salud", sentencia Lobo.
Y agrega: "Las propagandas te hacen creer que consumir algo light te hace bajar de peso, estar más sano y ser feliz. Estimulan el consumo a través de una ilusión que traspasó lo estético y alude al bienestar físico y psicológico".
Ante esto, recomienda a los consumidores no fijarse tanto en la etiqueta delantera, sino en la parte donde se indica la composición nutricional (contenido de sodio, azúcares, calorías y grasas).

Cuando sí consumir light
La Lic. Lobo advirtió que los productos light están destinados principalmente para personas que padecen ciertas patologías y su consumo siempre debe ser supervisado por un profesional.
"La orientación de un profesional es fundamental. Lo light se recomienda siempre en el marco de un plan nutricional y bajo la supervisión de un profesional, que es quien determina las cantidades y las combinaciones de alimentos para que no falte ningún nutriente".

Bajar de peso naturalmente
Para aquellos que buscan bajar de peso, la alternativa light no es lo más recomendado. "No es necesario recurrir a las versiones dietéticas para perder peso. Basta con retornar a la alimentación natural. Hoy la tendencia es volver a los alimentos en su estado natural y dejar de lado los industrializados. Los nutrientes, los almidones, grasas, azúcares naturales, vitaminas y minerales se aprovechan en mejor en los alimentos naturales. Además, si la persona es sana, no hay necesidad de incorporar los alimentos dietéticos, que son ultraindustrializados. Se puede bajar de peso de manera saludable, mediante la buena selección de alimentos y cantidades, así como modificaciones en la manera de cocinar", destacó Lobo.
Cabe recordar, además, que los alimentos industrializados, conllevan colorantes y conservantes, que son compuestos artificiales. Pueden ser peligrosos en la medida en que sean ingeridos por una persona alérgica a algunos de sus componentes. "Hay personas que son alérgicas y no lo saben. Una galleta de almendras puede aparentar ser saludable, al ser la almendra famosa por sus beneficios, pero resulta que la galleta posee solo esencia de almendra, además de colorantes y harina refinada", afirmó Lobo, quien remarcó la necesidad de volver a la cocina de los abuelos. "Pero a los abuelos de antes".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


JOSE  REYNOSO
JOSE REYNOSO · Hace 1 mes

Lamentablemente, esta nota adolece de muchos errores de conceptos que son importantes y que aquí se mezclan. Los invito a conocer la pagina de facebook COMER NO ES ALIMENTARSE.


Se está leyendo ahora