El buen funcionamiento del cuerpo y el mantenimiento de los huesos y dientes requieren una cantidad adecuada de calcio en la dieta.
Mientras que, comúnmente, la ingesta de calcio se asoció con la ingesta de leche y productos lácteos, en la actualidad estamos asistiendo a un cambio con respecto a esta creencia, muchos apoyan que el calcio de productos lácteos no es fácilmente absorbido por el cuerpo y que la digestión de estos alimentos a su vez requiere una sustracción del calcio y otros minerales alcalinos en los huesos debido a la excesiva acidificación del cuerpo causada por ellos.
Casos de osteoporosis serían mucho más numerosos en las poblaciones que toman grandes cantidades de calcio a través de los productos lácteos, solo por el fenómeno mencionado, como lo demuestra el estudio más amplio sobre el tema, aparecido en 1983 a través de las páginas de la American Journal of Clinical. Afortunadamente, la leche y productos lácteos no son las únicas fuentes de este valioso mineral.

Hay varios alimentos ricos en calcio, especialmente para aquellos que han decidido excluir de su dieta los productos lácteos o quieren reducir su consumo, sin embargo es importante consultar con su medico de cabecera.
Existe una lista de alimentos alternativos a los productos lácteos para suplir las necesidades de este mineral precioso.
Las semillas de sésamo se encuentran entre los alimentos vegetales más ricos en calcio. Una porción de 100 gramos de semillas de sésamo crudo contiene 1.000 mg de calcio.
Las semillas de chía son ricas en calcio, así como ácidos grasos omega-3 y omega-6. Una porción de 100 gramos de semillas de Chía puede contener más de 600 miligramos de calcio.
La espinaca y el repollo se encuentran entre los vegetales de hojas verdes que tienen el mayor contenido de calcio. Una porción de 100 gramos de espinaca contiene 56 mg de calcio. Una porción de 100 gramos de repollo contiene 139 mg de calcio.
Las semillas de lino tienen un alto contenido de calcio y ácidos grasos esenciales como el omega-3. En relación con el calcio, una porción de 100 gramos de linaza contiene 256 mg. En cuanto a los omega-3, contienen 17 gramos por cada 100 gramos. Las semillas de lino se pueden comer crudas, saturadas de agua o cocidas.
La quinoa es particularmente rica en calcio. Una porción de 100 gramos de granos de quinoa cocida puede llevar entre 60 y 100 mg de calcio. La quinoa también tiene un alto contenido de potasio, zinc y proteínas.
La melaza es un líquido que se obtiene durante el procesamiento del azúcar extraído de la remolacha o la caña. La melaza se obtiene procesando la segunda melaza oscura. Este último tiene un muy alto contenido en calcio: hasta 172 mg por cucharada.
Un vaso de jugo de naranja recién exprimido puede ofrecer un aporte de calcio de aproximadamente 70 miligramos. El alto contenido de vitamina C en naranjas le ayudan al cuerpo en la absorción de hierro y calcio.
El brócoli contiene aproximadamente 47 mg de calcio por porción de 100 g; contiene también vitamina A, vitamina K, fibras vegetales beneficiosas para los intestinos y vitamina C, que ayudará a facilitar la absorción del calcio en el cuerpo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia