"La coloración me seca el cabello", "Tengo superporoso el pelo y no lo puedo peinar", "Mi cabello no tiene brillo", "Mis rulos no tienen forma porque tengo el pelo seco", "Tengo el cabello quebradizo y débil", "Me hice el alisado permanente, pero quiero sellar las cutículas para que dure más". La estética capilar aliada a la tecnología es capaz de atender todos los deseos femeninos.
Existen tres opciones a considerar: el shock de queratina, el shock de titanio y el bótox capilar. Todos conllevan tres efectos: además de nutrir, devuelven al cabello brillo y suavidad, y eliminan el encrespamiento.
El término queratina proviene de la palabra griega "keros", que significa cuerno. Es una proteína estructural que se encuentra en las capas más superficiales del cabello humano y que le confiere su carácter impermeable y elástico. Tras años de exposición a inclemencias climáticas, otros productos capilares o simplemente falta de cuidado, el cabello sufre una disminución de queratina. Por ello se vuelve reseco, se quiebra y en última instancia se cae.
Los científicos descubrieron que para recuperar las propiedades originales perdidas era necesario reincorporar dicha sustancia. Esa es la esencia del tratamiento conocido como shock de queratina. El resultado final es un cabello menos encrespado y sedoso, lo que facilita el cepillado diario. El brillo se torna evidente; sin embargo, los resultados finales varían de acuerdo con el tipo de pelo, su textura y su estado al realizar el tratamiento. La mayor ventaja al recibir este shock es que el cabello se vuelve inalterable a los cambios de clima.
El primer paso del shock de queratina es lavar el cabello. Luego, una vez dividido el pelo por mechones, se esparcirá el producto a través de masajes, procurando que penetre profundamente. En esta instancia es de suma importancia que el producto no haga contacto con el cuero cabelludo, lo que podría producir irritaciones o alergias.
Finalmente se seca el cabello para luego pasar la plancha que terminará de fijar el producto.
Una vez aplicado el shock de queratina es importante tener en cuenta una serie de cuidados especiales para mantener sus efectos. No debe lavarse el pelo ni alterarlo dentro de las 48 horas de realizado el procedimiento.
Una vez cumplido ese plazo, se recomienda el uso de acondicionador y champú que contengan queratina para cada lavado. Por otro lado, si se necesita realizar algún otro tratamiento capilar, como coloración, debe hacerlo tres días antes o tres días después del shock de queratina. Siguiendo estas directrices, los efectos del tratamiento debieran durar hasta tres meses. Una alternativa interesante al shock de queratina es el bótox capilar, un tratamiento novedoso cuyas credenciales son los ingredientes naturales y su capacidad para reestructurar el pelo dañado.
El amplio universo de la salud capilar se encuentra en constante evolución hacia productos más naturales y menos dañinos para el cabello, tal es el caso del BTX, el nombre con el que se conoce el producto en inglés. El bótox capilar es un tratamiento 100% ecológico indicado para la restauración de cabellos dañados.
A pesar de su denominación, en la elaboración del producto no se utiliza toxina botulínica, el principal compuesto del bótox tradicional. Sin embargo, el tratamiento fue llamado así por obtener resultados parecidos al procedimiento estético facial.
El bótox capilar no se inyecta en el cuero cabelludo, sino que se aplica directamente al pelo a través de masajes y calor. Es un tratamiento que repara las fibras capilares quebradas o dañadas y lo logra a través de un potente concentrado de principios activos. Su fórmula tiene la particularidad de restaurar el cabello de adentro hacia fuera, aumentando su densidad.
El resultado es una revitalización total del cabello desde el primer uso.
El producto tiene la capacidad de recuperar la estructura del cabello sin perder volumen. Su pelo se verá más brilloso y sedoso, facilitando el cepillado.
Uno de los aspectos más nombrados al hablar de los resultados es su capacidad de reducir el frizz en melenas onduladas o eliminarlo por completo, en el mejor de los casos. También aumentará el cuerpo y el volumen de los cabellos finos. Otra ventaja importante del bótox capilar es su capacidad de reparar las puntas abiertas.
Por último, se puede utilizar en absolutamente cualquier tipo de cabello, a diferencia de otros tratamientos disponibles en la actualidad, que solo se adaptan a ciertos tipos de pelo. Además no interfiere con otros tratamientos que se haya realizado en la cabellera. El proceso de aplicación lleva entre una hora y una hora y media, y se realiza exclusivamente en peluquerías o salones de belleza.
El primer paso es lavar profundamente el cabello con un champú especial que abre las cutículas y elimina cualquier tipo de residuo que pudiese haber.
El siguiente paso es secar el cabello. Luego es momento de aplicar el bótox capilar por secciones, masajeando desde la raíz a las puntas. Una vez que el cabello haya absorbido todo el producto, se lava el pelo con un champú sin sulfato y acondicionador.
Después del secado, el tratamiento se sella con la plancha, lo que procura una mayor penetración del producto en la fibra capilar. Finalmente, se peina de la manera habitual.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora