La historia de la búsqueda de los tres prófugos condenados por el llamado Triple Crimen de General Rodríguez, continúa sumando capítulos a esta novela que parece no tener fin. Según confirmó Clarín, fue allanada la casa de uno de los hermanos Zacarías para intentar obtener algún dato más sobre los fugados. Se trata de la vivienda de Luis, exsecretario privado de Cristina Kirchner cuando estalló el escándalo y también es actual asesor de funcionarios del gobierno de Juan Manuel Urutbey.
Desde que Clarín publicó su foto nunca más regreso a la Rosada. Luis no está procesado por la efedrina, pero sí dos de sus hermanos: Máximo, ex empleado de ceremonial del PAMI, y Miguel Angel, ex secretario privado de José Granero en la Sedronar. La jueza federal Maria Servini de Cubría investiga decenas de llamadas sospechosas a la Casa Rosada, donde también trabajo Rubén, ex subsecretario de Ceremonial durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.
La casa allanada está en la ciudad de Coronda, muy cerca del tiroteo de ayer en San Agustín, en Santa Fe. Y a pocos kilómetros de donde se encontró la camioneta Kangoo que le habían robado a la ex suegra de Martin Lanatta.
Esa casa es una de las propiedades de Luis Zacarías, que también tiene un departamento en el barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires. En ese lugar solían juntarse los hermanos cuando la relación entre ellos era muy cercana.
Actualmente, Luis Zacarías viaja muy seguido a la provincia de Salta, donde trabaja y asesora a funcionarios de la gobernación de Juan Manuel Urtubey.
Ya pasaron doce días desde que Martín y Christian Lanatta y Víctor Schillaci escaparon de la Unidad Penal N°30 de General Alvear. Sin embargo todavía los investigadores no pueden encontrarlos, aunque aseguran que están cada vez más cerca.
Los hermanos Zacarías trabajaron con la familia Kirchner desde los tiempos de Santa Cruz. Cuando Néstor Kirchner ganó la presidencia aterrizaron en varios puestos clave. Máximo trabajaba en el área de Ceremonial del PAMI, pero solía estar en los actos de la Rosada. El Gobierno de Cristina lo echó cuando este diario reveló que tenia ambulancias. Su hermano, Miguel Angel, era el secretario privado y hombre de confianza de José Granero, uno de los tres funcionarios acusados de desviar casi 41 toneladas de efedrina entre 2004 y 2008. Se los acusa de ser un "nexo" entre los importadores y la Sedronar. De hecho, Miguel Angel tiene más de cuarenta llamados con Augusto Abraham, el mayor importador de efedrina.
A esos dos Zacarías, la jueza María Servini de Cubría los procesó como partícipes necesarios del delito de haber introducido materias primas para fabricar droga. En la misma causa, el ahora prófugo por el Triple Crimen, Martín Lanatta, ya había declarado que los Zacarías "tenían línea directa para conseguir" la efedrina desde la Sedronar. Es más, dijo que "le vendían" a Mario Segovia, el denominado "Rey de la efedrina".
Los investigadores sospechan de las conexiones entre los Zacarías y otros grupos delictivos de la provincia de Santa Fe, más teniendo en cuenta la cercanía de la casa que tienen en Coronda, frente al río, tan cercana al lugar donde ahora existe un operativo cerrojo de la policía para tratar de dar con los prófugos. Será cuestión de esperar si esta cinematográfica búsqueda suma más capítulos.
Fuente: Clarín

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora