*

Allanaron un bastión de la droga en Salta capital
Un impresionante operativo antinarcótico fue puesto en escena la mañana de ayer por la Policía Federal Argentina en uno de los bastiones más violentos y conflictivos de la capital salteña. Unos 50 efectivos irrumpieron con las primeras luces de ayer y se desplazaron de manera estratégica por las calles y pasajes del barrio Ceferino, en Córdoba al 2000, contra la costanera del río Arenales.
La acción, que en un primer momento no se detuvo en domicilio alguno ni contra persona alguna, fue una demostración pública de la fuerza a la que se estaban enfrentando los principales dealers de la zona, que habían estado operando hasta las 6.30, como pudo observar este medio a través de su equipo de periodistas.
Fue un despliegue tipo militar, con armamento y equipamiento adecuado como para repeler cualquier agresión o resistencia para luego pasar a los allanamientos y a las detenciones que fueron seguidas por numeroso público que miró asombrado cómo las principales bocas de expendio eran "reventadas", una tras otra, sin que ninguno de los moradores de esas viviendas o aguantaderos ofrecieran resistencia.
Ese fue el sino de la jornada.
Lo secuestrado
Desde la fuerza federal se informó que el éxito de la operación se vio coronado con el secuestro de gran cantidad de dosis de paco, marihuana, elementos de corte y máquinas para fraccionamiento, entre ellas balanzas electrónicas, celulares y objetos afines al comercio ilícito de sustancias prohibidas.
Trascendió que para el operativo llevado a cabo ayer la Policía Federal Argentina tuvo el apoyo de un grupo comando con asiento en la ciudad de San Miguel de Tucumán y una gran cantidad de efectivos que revistan en esta provincia.
El operativo comenzó a las 7.30 cuando en el lugar ya se encontraba personal de civil marcando los distintos lugares que luego fueron allanados.
A las 8, el barrio Ceferino se hallaba prácticamente sitiado, ya que sus accesos y vías de escape hacia el río Arenales se hallaban bloqueadas por personal federal.
Pocos minutos después dos grupos de elite partieron desde dos direcciones opuestas y cerraron el barrio.
El vecindario quedó azorado porque en solo minutos habían sido rodeados y no les quedó más remedio que quedarse cada cual en su domicilio.
No hubo tiempo para la reunión ni para esbozar una protesta. Las personas que salieron para ir a sus respectivas labores fueron custodiadas prácticamente por la mirada de los policías que se ubicaron estratégicamente en el barrio.
Luego comenzaron los allanamientos en domicilios marcados por la investigación previa de las bocas de expendio que funcionaron -incluso- hasta minutos antes del operativo.
Mucho más de 1.300 dosis salieron ayer del mercado y miles de pesos fueron secuestrados a dealers que no volverán al barrio por una temporada, o quizá más.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...