La Dirección de Rentas Municipal de Rosario de Lerma detectó por lo menos veinte casos de inquilinatos no declarados que recaudan alrededor de 150 mil pesos por mes sin pagar tributos y sin contar con habilitación municipal.
Estos llamativos casos fueron puestos al descubierto por una serie de inspecciones a propiedades que, con el correr del tiempo, demostraban un progreso importante con amplias y nuevas edificaciones, en donde se ofrecían alquileres de departamentos y habitaciones con baños privados.
"Una cosa es alquilar una habitación para una persona sola, y otra es pergeñar una red de inquilinatos, que superen el medio centenar de habitaciones, que van desde un departamento hasta habitaciones con baños privado. Esta situación tiene que tener un límite. Es un abuso que nunca fue controlado", declaró a El Tribuno Ricardo Svitek, responsable de Rentas municipal.
Ante la anomalía observada, la comuna notificó a los vecinos responsables de los inmuebles que ofrecen más de tres habitaciones en alquiler.
De un centenar de intimaciones enviadas, la mayoría se presentó para regularizar su situación.
No así los propietarios de los inmuebles donde se ofrecen alquileres en verdaderos complejos habitacionales, con valores que rondan los tres mil pesos por habitaciones con baño privado.
"Hay dueños de propiedades que cuentan con alrededor de 80 habitaciones para ofrecer y nunca tuvieron permiso para desarrollar comercialmente el rubro. El que ofrece este tipo de negocios, con más de tres habitaciones en oferta, es evidente que está desempeñando un actividad comercial", explicó el funcionario.
Extrañas declaraciones
Ricardo Svitek DIRECTOR DE RENTAS "Vamos a ponerle un límite a esta situación, que nunca tuvo controles. Es un abuso que debe terminar".
Entre los vecinos que se acercaron a la Dirección de Rentas local para regularizar su situación comercial surgieron denuncias que causaron asombro en el personal de la comuna.
"De los mismos propietarios que se acercaron para normalizar su actividad, mencionaron que años anteriores venían a la Municipalidad a solicitar los permisos correspondientes para desarrollar la actividad, pero les decían que no se los podían otorgar por diferentes razones. Pero ellos notaban que había personas que abiertamente ponían en alquiler casas completas para inquilinatos, rentando las habitaciones una por una. Esto constituye una práctica desleal si consideramos que a unos no les daban los permisos y a otros los dejaban desenvolver la actividad sin hacer un solo aporte tributario", detalló Svitek ante la consulta periodística.
La escasa oferta de viviendas de alquiler en una ciudad de 40 mil habitantes, genera esta clase de especulaciones inmobiliarias de los propietarios de uno o más inmuebles.
A tal punto llega la ambición de algunos vecinos que vieron la veta del negocio, que se adquirieron viejas propiedades para tirarlas abajo y sobre sus cimientos construir departamentos y habitaciones por doquier, sin ningún tipo de control, de autorizaciones ni de advertencias de los propietarios de que serían destinadas a la renta inmobiliaria.
No menos de 100 propiedades
Según el relevamiento de los inspectores de Rentas municipal, hasta el momento se relevaron alrededor de un centenar de propiedades destinadas a inquilinatos.
Todas tienen entre cuatro y veinte habitaciones que se ofrecen para alquilar. También se detectó la existencia de cinco complejos de alrededor de 50 habitaciones destinadas al mismo fin.
Es decir que son alrededor de mil alquileres que se pagan y se cobran todos los meses y que no están declarados como actividad comercial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


Jorge Rodriguez
Jorge Rodriguez · Hace 3 meses

El día Lunes pasado un Camión con el logo de FRIGORIFICO BERMEJO, con PAT. KFW 232, se estacionó frente a la COMISARIA DE SAN JORGE, en Rosario de Lerma, a horas de la mañana, y sus choferes vendieron en el medio de la calle y delante de los Policías, un montón de CARNE ENVASADA, sin dar ningún tipo de facturas. LUEGO LA GENTE SE QUEJÓ DE QUE ESTABAN VENCIDAS Y TENÍAN FEO OLOR. QUIÉN CONTROLA ESTO?