Dos menores de edad que estudian en la escuela Luis María Pretty, ubicada en el barrio Roberto Romero, de Tartagal, portaban entre sus útiles escolares dos revólveres calibre 22 y dos armas blancas -un cuchillo tipo tramontina y otro de grandes dimensiones -y fueron denunciados por sus propios compañeros cuando mostraron durante el recreo las armas que llevaban consigo.
El secuestro de las armas se produjo alrededor de las 11 de la mañana de ayer cuando los chicos de la "promo" se dieron cuenta que dos de sus compañeros portaban, cada uno, un revólver calibre 22 cargado, 12 proyectiles y dos cuchillos. Fueron los propios chicos quienes le avisaron al personal docente que sus compañeros estaban armados por lo que la directora del establecimiento escolar llamó en forma urgente tanto al servicio de emergencias 911 como a los padres de los menores, quienes se hicieron presentes en el establecimiento secundario. En la escuela circuló otra versión que daba cuenta que cuando los policías se entrevistaron con uno de los chicos de 17 años, el menor reconoció tener armas en su poder pero decidió delatar a otros de sus compañeros quienes también portaban otras dos armas. Todas quedaron secuestradas y los chicos puestos a disposición del juez de menores.

Para defenderse de los robos

Cuando el personal policial llegó al lugar, requisó a los dos menores quienes en efecto y tal como lo habían descubierto sus propios compañeros estaban armados. Ambos, además, tenían en sus mochilas dos pasamontañas. La directora de la escuela Mercedes Cuéllar confirmó que "dos chicos de la promoción portaban armas de fuego y armas blancas y, según dijeron, eran para defenderse cuando salen de la escuela. Necesitamos que se instale en cercanías de la escuela un destacamento policial, que se ilumine la senda peatonal por la que transitan los alumnos por seguridad de los chicos", manifestó la docente y agregó que "hay situaciones que exceden a la contención. Semanas atrás se viralizó un video de dos chicas que peleaban en el baño de este establecimiento. Necesitamos colaboración para hacer frente a estas situaciones", expresó la docente.

La zona “caliente”

Según ellos, las armas eran para defenderse de posibles ataques a la salida de la escuela. El establecimiento educacional se encuentra sobre un barrio ubicado al este de Tartagal, una zona muy deprimida económicamente y devastada tras la privatización de YPF.
Las armas comenzaron a ser muy comunes entre los jóvenes de la zona de la frontera norte y muchos de ellos solo avizoran futuro en actividades rayanas con lo ilícito, dijo ayer una fuente vinculada a la seguridad.




¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Francisco Grande
Francisco Grande · Hace 3 meses

ESTAMOS EVOLUCIONANDO DESDE HACE MUCHOS AÑOS YA, VAMOS HACIA EL FAR WEST... ¡POBRE ARGENTINA, QUE TE HICIERON Y QUÉ HACEMOS PARA SALIR ADELANTE! Al menos parece que se está choreando menos en algunos de los niveles de más arriba, dicho esto por aquello de que con el ejemplo se predica


Se está leyendo ahora