La ampliación del colegio 5073, de la ciudad de Rosario de Lerma, deberá seguir esperando por falta de fondos.
Hasta el momento, la Provincia solo envió una partida para la refacción de tres aulas que sufrieron agrietamientos, debido al sismo registrado en octubre pasado.
En tanto, la edificación de nuevas aulas para albergar a los más de 800 alumnos del establecimiento seguirá en suspenso.
Increíblemente, desde hace años las clases se dictaban en lugares diferentes. Uno de ellos es el viejo anexo, ubicado en calle 9 de Julio, en pleno centro de la ciudad. Allí funcionaban cuatro aulas. Tres de ellas sufrieron grietas y rajaduras como consecuencia del sismo de octubre pasado.
En marzo de este año, a raíz de una protesta de los padres, que no dejaron ingresar a sus hijos al edificio escolar, éste fue clausurado por el mal estado de las aulas.
Allí también funcionaba un terciario en el turno vespertino.
Como consecuencia de la clausura, unos 160 alumnos debieron ser trasladados a un galpón, ubicado en el barrio Bella Vista. El galpón pertenece a un gremio municipal y allí se improvisaron algunas aulas.
En tanto, el otro lugar donde se dictan clases es el nuevo predio del establecimiento, que se encuentra en el barrio Santa Rita.
Desde hace varios años, los docentes de la escuela secundaria 5073 debían trasladarse de un lugar a otro de la ciudad para poder dar clases.

Allí funcionan actualmente una docena de aulas y estaba prevista la construcción de tres aulas más, aunque padres, docentes y la comuna local están haciendo las gestiones para elevar el número a cinco aulas. A este lugar asisten 650 alumnos.
Polémica
El malestar en la comunidad educativa reside en que se refaccionarán las aulas del anexo afectadas por el sismo, en lugar de construirse aulas nuevas en el predio del barrio Santa Rita.
La refacción del viejo anexo comenzará en breve, mientras que nadie sabe cuándo se iniciarán las obras de construcción en el predio nuevo.

predio.jpg
El predio donde debían construirse más aulas. 
El predio donde debían construirse más aulas.

La Provincia ya giró una partida de 150 mil pesos, para reacondicionamiento, que corresponden a la primera etapa.
La construcción de las aulas se realizará en una segunda y tercera etapa.
"El dinero, girado por la Secretaría de Obras Públicas de la Provincia, es sólo para las refacciones del anexo. Allí funcionará el terciario, mientras que los chicos del secundario seguirán en el gremio municipal hasta que se comiencen a construir las aulas nuevas", explicó a El Tribuno Ignacio Jarsún, intendente de Rosario de Lerma.
"Estamos trabajando para resolver un problema que debería haberse resuelto hace años. La naturaleza dejó al descubierto el riesgo al que se exponía a los alumnos del viejo anexo", aclaró el jefe comunal rosarino.
Falta de fondos
La planificación de la obras estaba concretada desde hace varios meses. Sucede que la Provincia no puede girar todo el monto necesario por falta de partidas presupuestarias.
Las refacciones y la construcción de nuevas aulas deberán ser en etapas.
En el anexo viejo se demolerán las aulas en peligro y se acondicionará el resto para el dictado de clases del nivel terciario
En una segunda etapa comenzará la construcción de tres aulas en el predio nuevo. Y en la tercera se buscará la forma de construir dos aulas más.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia