América Latina, con 51 periodistas asesinados en 2014-2015, es la segunda región más peligrosa del mundo para los periodistas, detrás de los países árabes, indica un informe de la Unesco. En total 115 periodistas murieron en todo el mundo, especialmente en los países árabes (78), sobre todo en los conflictos de Siria, Irak, Yemen y Libia.
"Los medios y la libertad de expresión están en estado de sitio", advierte la Unesco en un informe publicado con motivo de la jornada internacional del fin de la impunidad en los crímenes contra los periodistas.
Francia, tras el ataque contra la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo (8 periodistas muertos) se coloca en tercera posición detrás de Siria (13 reporteros muertos) e Irak (10). Le siguen Brasil, México y Sudán del Sur, con siete reporteros muertos en el ejercicio de su profesión. India, Libia y Filipinas presentan cada uno un balance de seis periodistas muertos.
Uno cada 5 días
Desde 2006, año en que la Unesco comenzó a publicar este informe cada dos años, la institución registró la muerte de 827 periodistas, es decir uno cada cinco días. Sólo 2012 fue más mortífera que 2015, con 124 periodistas muertos.
La televisión es por primera vez el medio más afectado, con 35 muertos en 2014 y también en 2015. En 2015, particularmente en Siria, murieron 21 periodistas que trabajaban para sitios en internet.
La mayoría muere en su país
La Unesco advierte que, si bien la muerte de un corresponsal extranjero causa mucho revuelo, un 95% de los periodistas mueren en su propio país.
El organismo contabiliza en su balance todos los periodistas muertos, presumiendo que fueron víctimas de su profesión, quedando a cargo de las autoridades nacionales la tarea de demostrar que no fallecieron a causa de ésta.
La cifra de 67 periodistas muertos en 2015, establecida por Reporteros Sin Fronteras (RSF), sólo incluye a los profesionales muertos en el ejercicio del periodismo, precisó la ONG.
Los ataques contra los periodistas siguen globalmente impunes en un 92% los de casos y menos de un caso de periodista muerto sobre diez da lugar a juicio ante un tribunal nacional, destaca la Unesco. "Consecuencia: los criminales pueden deducir que, pase lo que pase, escaparán de la justicia", deplora igualmente la agencia de la ONU para la educación y la cultura.
Destaca, sin embargo, que los países en los que se registran muertes de periodistas en ejercicio de su profesión han sido más proclives a responder a encuestas que hace dos años. De 62 países interrogados, 40 respondieron a cuestionarios de la Unesco, contra 16 respuestas para 59 países considerados en el informe anterior.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora