La razón y motivo fundamental de este tema se debe a que las relaciones de pareja disfuncionales se ha convertido en algo cotidiano y, hasta en cierta medida, aceptado y tolerado por sus protagonistas, familiares y cercanos, a pesar del dolor, sufrimiento y desarmonía que producen.
Nadie está exento de vivir una relación de este tipo pero lo sorprendente es quedarse "enganchado" o atrapado en ellas, por tiempo indefinido, meses o años, sin buscar ninguna salida viable y más sana, sobre todo para el que más padece en ellas. Creo que la negación, el miedo al cambio y la falta de autoestima juegan un papel determinante.
¿Qué es una relación de pareja disfuncional? Para simplificar el concepto y facilitar su entendimiento, una relación de pareja disfuncional es aquella que no funciona o marcha mal. En otras palabras, cuando el conflicto, el desamor y la desarmonía son una constante o se suceden con frecuencia.
Por supuesto, es necesario reconocer que toda relación, por muy consolidada que esté, puede pasar por sus altas y bajas, así como también por pruebas y desafíos. Nadie está exento de ello, pero debo resaltar que cuando la negatividad, la insatisfacción o la desarmonía se instalan en la relación y, con el tiempo, llega a ser una constante, nos encontramos en presencia de una disfuncionalidad, que va en contra del amor y un sano compartir.
Creo que en toda relación de pareja debemos monitorear o estar muy atentos a lo que sentimos, realmente. Preguntas o reflexiones como ¿me siento bien con esta persona?, ¿realmente me valora y me respeta ?, ¿existe la lealtad y la fidelidad entre ambos?, ¿somos compatibles? y, sobre todo, ¿qué me dice mi experiencia con mi pareja? Los sentimientos nos hablan, nuestro cuerpo nos habla también y las experiencias nos aclaran o confirman como realmente marchan las cosas, y no como quisiéramos que fueran. Por amor y respeto a uno mismo, siempre hay que ser sinceros y honestos con nosotros mismos, en primer lugar.
Si la persona que está atrapada en una relación de pareja disfuncional empieza a darse cuenta de cómo realmente se siente y cómo realmente merece sentirse, la posibilidad de un cambio positivo y viable se asoma en el camino. Esta misma persona, cuando empieza a despertar de la pesadilla que ha vivido, reconoce que esperar a que el otro (u otra) cambie, seguir fingiendo o aparentando que todo marcha bien o echarle la culpa a terceros u otros, ya todo eso no tiene sentido, quizás ya los ha probado a todos y todavía se siente mal o peor.

Tiempo de crisis a tiempo e cambio

Después de este despertar o de este abrir los ojos, posiblemente seguiría evaluar qué decisión, qué cambio o qué dirección debería tomar, para lograr un cambio positivo en su sentir. Probablemente, muchas son las opciones o alternativas y como cada situación o persona es única, se presentan distintos escenarios
Sería muy útil y beneficioso también que la persona que se sintió víctima en la relación y que decidió cambiar y mejorar su situación, se tome suficiente tiempo para evaluar y fortalecer su autoestima ya que nada ocurre por casualidad. Cuando nos quedamos voluntariamente enganchados o atrapados a una persona, cosa o situación, que nos hace mucho daño, definitivamente, hay algo que no marcha bien en nosotros. Reconocer esto y hacer todo lo necesario para sanarlo y superarlo, es un acto supremo de humildad, valentía y amor propio que, a la larga, contribuirá positivamente en el desarrollo de nuestra fortaleza interior y crecimiento personal.

Hechos científicos sobre el amor

Aunque el 14 de febrero ya quedó atrás, aún se sigue respirando una pequeña esencia de amor en el aire, pero todo esto se debe a una química cerebral y con estos tips te lo demostramos. Toma nota y lee atentamente para evaluar si vos sentís lo mismo cuando estás junto con la persona que amas.
1) Te toma 4 minutos decidir si alguien te gusta o no, de acuerdo a una investigación del psicólogo y profesor de Nueva York, Arthur Arun.
2) Cuando dos personas enamoradas se miran a los ojos, los latidos de su corazón se sincronizan, de acuerdo a psicólogos de la Universidad de California Davis, Estados Unidos.
3) Estar enamorado tiene efectos neurológicos en tu cerebro similares a cuando consumes cocaína, según la investigación de miembros de la Universidad de Siracusa en la revista Journal of Sexual Medicine, titulada The Neuroimaging of Love.
4) Los abrazos son analgésicos naturales ya que nos hacen liberar oxitocina, de acuerdo a David Yeomans, director de investigaciones sobre el dolor de la Universidad de Stanford.
5) Ver la foto de la persona que amas reduce el dolor, de acuerdo a un experimento realizado por la Universidad de Stanford.
6) Las personas con el mismo nivel de atractivo son más propensas a acabar juntos, según la teoría conocida como Matching Hypothesis.
7) Las parejas que son iguales tienen más probabilidades de fracasar en su relación, es por ello que bien dicen que “los polos se atraen”, de acuerdo al estudio realizado por la Universidad de Columbia en los Estados Unidos.
8) Se te puede romper el corazón de verdad, a esta condición se le conoce como síndrome del corazón roto, el cual se da después de una angustia emocional profunda que estimula al cerebro para distribuir ciertos productos químicos que debilitan significativamente el corazón, dando lugar a fuertes dolores en el pecho y dificultad para respirar. La condición se diagnostica a menudo como un ataque al corazón y tiende a afectar más a las mujeres.
9) El amor acaba y al resto del tiempo que pasas con tu pareja se le conoce como compromiso. Un año a 3 años es lo que los expertos llaman amor, cuando el cerebro libera sustancias que nos hacen sentir bien con la otra persona, el resto es mero compromiso.
10) Estar enamorado es, para tu cerebro, lo mismo que padecer un TOC. Estudios demuestran que las personas en las primeras etapas del amor tienen menores niveles de serotonina, que se asocia con sentimientos de felicidad y bienestar, y los niveles más altos de cortisol, asociado con el estrés. Esto es muy similar a aquellas personas que tienen el trastorno obsesivo-compulsivo

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia