Una acción de amparo colectivo en contra del Arzobispado de la provincia de Salta, la Municipalidad y el Concejo Deliberante de El Galpón, fue presentado para frenar la demolición de la iglesia San Francisco Solano de El Galpón.
El histórico templo, que data de 1864, fue apuntalado luego de ser afectado por el temblor que azotó a la localidad el 17 de octubre del año pasado.
El amparo fue interpuesto por los vecinos y feligreses galponenses Marcelo Giménez, Julio Modesti, Eduardo Joaquín Caillou, Lucia Barrientos, Horacio Thomas, Inés Guaymás, Luis Carán, Leonardo Clérico, Favio Barquez y Martha Pérez. Con el patrocinio de las abogadas Cristina Pérez y Mariana Cendoya fue presentado ante el juez de Garantías de Metán, Mario Teseyra.
En la presentación solicitaron una medida cautelar para frenar de manera inmediata la demolición manual del templo, que según los amparistas, se inició el lunes 16 de este mes.

Dicen que se puede reparar

"Existen estudios técnicos, que son parte de la prueba documental del expediente, tales como el de Obras Públicas de la provincia, que dicen que se puede reparar el templo", dijo al El Tribuno la abogada Pérez.
Informó que la cautelar, puntualmente, es una medida que se va a tratar de manera urgente y en primer término con el fin de que cesen las tareas de demolición manual, hasta que se decida la cuestión de fondo.
Los vecinos que fueron a la Justicia a plantear la situación sostienen que el templo fue declarado de interés municipal a través de una ordenanza de 2005 y que forma parte del patrimonio histórico y cultural del pueblo y por lo tanto debe ser preservado en su totalidad.
"El proyecto de demolición y de construcción de una nueva iglesia más grande es del Arzobispado de Salta. El intendente, Federico Sacca, autorizó mediante una nota dirigida a monseñor Mario Anotonio Cargnello la realización de las obras y convocó a una sesión extraordinaria del Concejo Deliberante con posterioridad. La reunión se llevó a cabo el 6 de abril pasado. Sancionaron la ordenanza 01/16, que autoriza la demolición y fue promulgada el 26 del mismo mes", explicó la abogada de los amparistas, Cristina Pérez.
"No se ha dado el tratamiento que corresponde por parte de las autoridades a uno de los edificios más importantes de la localidad, porque forma parte de la historia del pueblo. Tampoco se dio intervención a la Comisión de Preservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico de la Provincia de Salta (Copaups).
Desconocieron que estaba vigente la ordenanza anterior. Además expresaron, de manera incomprensible, que el templo ya ha perdido su valor patrimonial porque sufrió varias intervenciones", remarcó la letrada actuante.
Basándose en los informes, que ya están en manos del juez Teseyra, los amparistas sostienen que no hace falta demoler el templo y que se lo puede preservar con tareas de reparación, principalmente, en el sector frontal, en el que existe el mayor daño material.

Dudas, desde el principio

La parroquia San Francisco Solano sufrió graves daños estructurales durante el temblor. El frente fue apuntalado y sacaron el campanario y todo lo que estaba en el interior del templo.
El Galpón es un pueblo de fe. Luego del temblor de 5,9 grados en la escala de Richter que causó daños en viviendas y antiguos inmuebles y la muerte de una querida docente jubilada, los vecinos también lamentaron con dolor los serios daños que sufrió la iglesia del pueblo, ubicado en el departamento de Metán.
El sismo ocurrió el 17 de octubre del año pasado. Luego de los relevamientos realizados por especialistas la parroquia San Francisco Solano fue marcada con una "D" que significaba que iba a ser demolida como otras propiedades, lo que fue como un baldazo de agua fría para esa comunidad.
Finalmente luego se dio marcha atrás con la decisión y borraron la letra que se había pintado en el frente del antiguo templo que data de 1864, que era como un estigma para la feligresía católica local.

Apuntalada y vacía

Actualmente la fachada se encuentra apuntalada. También sacaron el campanario con las campanas porque ese sector estaba muy comprometido y se podía venir abajo en cualquier momento.
Todos los muebles y las imágenes fueron sacados del interior de la iglesia, incluyendo la del patrono de la localidad, San Francisco Solano.
Sobre los trabajos el padre Eduardo Pastrana informó que se va a conservar la fachada y la nave del templo por su valor histórico.
Detalló que se va a sacar la capilla del Santísimo y el relicario y se va a construir una iglesia nueva en el patio lateral, que va a ocupar la actual secretaría y otras dependencias.
"El sector de la fachada del templo es del año 1864 y va a ser conservado y restaurado", remarcó el sacerdote.
Sobre la historia de la parroquia informó que hubo otras ampliaciones y mejoras en 1925 y 1952. "Esta iglesia forma parte de la historia de los galponenses, que es un pueblo de fe", remarcó Pastrana.
"El proyecto es construir una iglesia nueva. Han pasado 65 años de la última ampliación del templo y la comunidad de El Galpón ha crecido mucho en diversos aspectos y ha quedado chico", indicó con anterioridad a la presentación del amparo.
"Estuvimos trabajando junto al arzobispo Mario Antonio Cargnello, ingenieros y arquitectos que han visto y evaluado el estado actual del templo. Se ha decidido conservar parte de la estructura y proyectar uno nuevo", destacó.
Pastrana dijo que provisoriamente está dando misa en los barrios y en instituciones y que para eso van avisando con tiempo a los vecinos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia