La muerte de un bebé el 17 de junio de 2015 promovió una causa judicial en perjuicio de profesionales de la salud del hospital Joaquín Castellanos de General Güemes. Los doctores acusados en principio fueron Marcelo Quiroga, gerente de Atención a las Personas, y Jorge Barni, gerente general del hospital, por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. En tanto, los nuevos imputados son Roberto Francisco Farías, médico ginecólogo obstetra, y Alejandro Esteban Cortez Bellomo, médico y jefe de Guardia del lugar. Según la fiscal Penal de Güemes, Verónica Simesen, hoy se llevará a cabo la audiencia de imputación.
Según la investigación, la mujer perdió a su bebé cuando estaba con gestación a término y con todos los chequeos previos realizados. Al parecer, no recibió la atención adecuada. Las actuaciones legales se iniciaron cuando Carlos Javier Argañaraz realizó la denuncia el 18 de junio del año pasado, en esa oportunidad el hombre manifestó que 24 horas antes su mujer, Marta Eugenia Braga, embarazada de 38 semanas, fue derivada desde Güemes a esta ciudad, donde el bebé nació sin vida.
Informes médicos de la investigación dieron cuenta que la paciente sufrió desprendimiento de placenta, lo que ocasionó que el bebé llegara sin vida, además hubo sufrimiento fetal debido a que no se practicó la cesárea de urgencia que en ese momento requería la mujer. La cesárea no se hizo porque el hospital no contaba con el anestesista asignado a cubrir la guardia.
En una situación tan delicada como son los minutos previos al nacimiento de un bebé, los médicos del hospital de Güemes deberían haber brindado la cobertura necesaria con la guardia de los médicos, la ausencia del anestesista en este caso en particular terminó siendo de mucha gravedad, ya que la mujer requería de su asistencia porque debían practicarle una cesárea.
Las nuevas imputaciones no solo se suman a los dos profesionales ya acusados, sino también a un contexto donde desde la semana pasada la Justicia salteña investiga las actuaciones de cinco profesionales de la salud por una supuesta mala praxis causada en perjuicio de una joven. Hechos de extrema delicadeza en los que la vida de las personas depende del trabajo de profesionales especializados en salud.
La mujer víctima de la pérdida de su bebé amplió sus declaraciones y la fiscal, tras analizar las actuaciones, decidió ampliar la imputación contra otros profesionales.

Abandono de persona

La mujer señaló que en el tiempo que estuvo en el hospital no fue atendida por ningún médico, solo por la obstétrica y una enfermera. La fiscal Simesen decidió ampliar la imputación contra Farías por abandono de persona con grave daño a la salud e incumplimiento de los deberes de funcionario público, en concurso real. A Bellomo le imputó el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público por omitir organizar el servicio de guardia a su cargo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora