Una importante obra de ampliación de la planta depuradora de líquidos cloacales está llevando adelante la empresa Garín, al este de San José de Metán.
90% es la capacidad que tiene hoy en día la planta depuradora en funcionamiento.
Desde hace años las instalaciones y el tratamiento de los líquidos son cuestionados por productores de la zona, lugareños y ambientalistas. Además los desechos salen de la planta y corren por un canal a cielo abierto, ubicado a un costado del principal camino vecinal de la zona; y van a parar al río Conchas.
"Esta es la primera etapa de los trabajos. Se hará una ampliación de la planta, con dos lagunas nuevas y saneamiento en las tres que ya existen para poner en funcionamiento los aireadores", dijo Sergio Alemán, jefe de Aguas del Norte de Metán.
"Con ello se mejorará el tratamiento. También se cerrará el canal a cielo abierto y entubará el sector por donde salen los líquidos del sistema", remarcó.
La obra es financiada por la Provincia y adjudicada a la empresa Garín, que ya comenzó con los trabajos en el lugar y montó un obrador dentro de las instalaciones de la planta depuradora.
"Actualmente la planta tiene un porcentaje del 90% de depuración", aseguró Alemán.

Los cuestionamientos

Los ambientalistas sostienen que la zona este de San José de Metán viene siendo víctima de un grave daño ambiental, debido a que la planta depuradora de líquidos cloacales no funciona como corresponde.
Esto perjudica a productores agropecuarios y a los lugareños, que tienen que soportar una gran contaminación y olores nauseabundos.
La cuestionada planta depuradora de líquidos cloacales, ubicada al este de San José de Metán, sigue arrojando los desechos al río Conchas, adonde llegan por una acequia a cielo abierto que se encuentra a la vera del principal camino vecinal del sector.
En esa zona se transforma en un "río de cloacas", que provoca muchos inconvenientes y pone en riesgo la salud de productores y lugareños que no cuentan con el líquido elemental para producir soja, maíz y desarrollar actividades como la cría de animales como cerdos o pollos; o la creación y mantenimiento de huertas.
"La planta está cumpliendo su función de depuración en un 90%. Las lagunas de sedimentación están trabajando correctamente, todo lo sólido queda abajo y los líquidos se depuran", dijo Sergio Alemán, quien es jefe de Aguas del Norte en Metán.
"Luego de que los líquidos salen de las lagunas van por un canal a cielo abierto que desemboca en el río. Al salir depurado no hay contaminación. No es agua potable, pero el líquido sale tratado y en el mismo río recibe la aireación", señaló.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora