¿Que recuerdos tiene del día en que hallaron el cuerpo de Cintia en su departamento?
Fue el día más triste de mi vida. Desesperante. Me preguntaba todo el tiempo ¿por qué? y hasta el día de hoy no encuentro respuesta.
¿Como era Cintia?
Llena de vida y alegría. Si ves sus fotos te das cuenta de que siempre tenía una sonrisa en el rostro. La mitad de mi vida se fue con mi hija. Me considero una persona muerta en vida. Me arrancaron el corazón el día que la mataron.
¿En que estado se encuentra la causa judicial?
Voy por el cuarto juez, Guillermo Pereyra, quien asumió el 2 de febrero de este año. Tengo un nuevo abogado, Pedro García Castiella, y un perito de criminalística. La causa está como homicidio criminis causae. Está activa, en etapa de investigación. Este magistrado tiene una mirada distinta a la de otros, le dio otra impronta diferente a la causa aunque eso me lleve más tiempo. Es favorable. El juez sacó unos decretos y está haciendo una nueva revisión con los profesionales que intervinieron en las pericias: los médicos y licenciados en criminalística. Lo que sigo sosteniendo es mi diferencia con el Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) porque lo poco que hicieron de pericias es verdaderamente un mamarracho.
¿Como vive este proceso?
Hasta aquí tengo una sensación de impunidad, a pesar de que la causa no está estancada y se hacen cosas. Voy a la par del juez porque no quiero que se me ningunee como en otras tantas causas. Tengo la sensación de una justicia lenta que, en muchos casos, depende del Poder Ejecutivo. Jueces y fiscales son elegidos a gusto del gobierno. Cuando fueron a rendir, ya sabían quién iba a entrar. Tenemos que romper eso, sino la justicia es para unos pocos.
¿Cuál cree que fue el móvil del homicidio?
En mi caso está imputado un expolicía, Mario Condorí, quien fue dado de baja de la fuerza y un ingeniero, Raúl Puca. Sigo sosteniendo que Cintia sabía algo. Se encontraron papeles de la División Trata de Personas en su departamento y el anterior juez, Pastrana, nunca quiso investigar esa línea, a pesar de la insistencia de mis abogados.
Usted es una referente siempre presente en las marchas en la plaza 9 de Julio, también frente a la Ciudad Judicial y las convocatorias Ni Una Menos...
Lo que me queda de vida es para hacer justicia por Cintia y por todas las mujeres que no tienen voz. Siento esa necesidad de dedicar mis años a esto. Yo marcho y estoy comprometida con las causas sociales. Siempre voy a luchar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora