Andy Murray: La dura historia de vida de un campeón

11-09-2012 - El flamante ganador del US Open y de la medalla de oro en Londres fue sobreviviente de una masacre en 1996 y la madre le decía "sin talento".

El escocés estuvo en la Matanza de Dunblane, donde en 1996 un desquiciado asesinó a 17 personas. A sus 12 años,  la madre lo calificó como un "sin talento": anoche ganó el US Open, su primer Grand Slam tras cuatro finales perdidas. La historia del chico "malo" del Reino Unido le pertenece a un notable protagonista con una riquísima historia de vida: Andy Murray.

"Pensaba que si perdía esta final sería el primer tenista en perder sus primeras cinco finales de un Open, y no quería ser esa persona", dijo ayer Murray en la conferencia de prensa posterior a su primer título de Grand Slam que conquistó en una épica final ante Novak Djokovic.

Cuatro finales de las "grandes" perdidas: US Open 2008 (ante Roger Federer), Australia 2010 y 2011 (ante Roger Federer y Novak Djokovic) y Wimbledon 2012 (ante Roger Federer). Nunca se dio por vencido, siempre supo que estaba cerca. Obstinado como pocos, rompió el maleficio de las finales y confirmó que su increíble historia debía tener este final. 

Andrew Murray nació en Dunblane, Escocia, el 15 de mayo de 1987, en el seno de una familia de deportistas. Su abuelo materno jugó al fútbol de manera profesional como defensor en los equipos Hinbernian, Pebbles Rovers, Stirling Albion y Cowdenbeath.

Su hermano, Jamie Murray, también es tenista profesional y desde chico fue el elegido por Judy Murray, la particular madre que es además entrenadora profesional de tenis en Gran Bretaña: "Andy era malísimo cuando empezó. Pensé que era un "sin talento" y creía que Jamie era mucho mejor", expresó allá por 1999 cuando concedió una entrevista mientras peloteaba con Andy. 

Jamie es hoy el 45° clasificado en el ranking de dobles, con 7 títulos en su carrera. Andy, en tanto, es el n°3 de la clasificación mundial de singles, con 24 títulos: seis Masters 1000, dos Masters Series y el reciente US Open.

En 1996, Andy sobrevivió a la masacre de Dunblane, la matanza de 17 personas ocurrida un 13 de marzo en el Dunblane High School de Escocia, luego de que un desquiciado ingresara a los tiros con dos pistolas 9 milímetros y dos revólveres Magnum 357, causara la tragedia y se suicidara. 

Del hecho, Andy no habla. Está considerado entre las peores 10 masacres en centros estudiantiles ocurridas en el Reino Unido. Sólo en su autobiografía llamada "Hitting Back" menciona que quedó marcado, porque conoció a Thomas Hamilton, el autor de la masacre, participando incluso de un grupo que él lideraba. 

En el circuito tiene fama de reacio, pero él asegura que simplemente no es una persona comunicativa, que no reacciona, que no demuestra sus sentimientos. 

Una muestra de su personalidad es su pelea con Juan Martín del Potro cuando en el torneo de Roma 2008 fueron advertidos por el juez de silla por dichos insultantes de uno y otro lado. El argentino, molesto por las reacciones del británico en los puntos ganados, le dijo: "Tú y tu madre son siempre los mismos", luego de que ella arengara desde la tribuna cada grito sobrador. En el descanso, se dio esta conversación: 

Murray: ¿Trataste de pegarme un pelotazo? ¿Pensás que eso está bien? 

Del Potro: Sos siempre el mismo, eh. Vos y tu mamá son siempre los mismos. Nunca cambiás. 

Murray: ¿Vas a hablar de mi mamá otra vez?

Juez de silla: Andy, dejame manejar esto.

Murray: No, esto es inaceptable. El tipo está hablando de mi madre, ¿y qué diablos estás haciendo? Trata de pegarte con un pelotazo y piensa que es normal... 

El episodio no pasó a mayores en el partido, aunque desde ese momento los jugadores no se hablan.

Pudo dedicarse a los 15 años a ser futbolista cuando lo invitaron a entrenarse en el Rangers de Escocia, pero Andy optó por mudarse a España y perfeccionarse allí como tenista bajo las órdenes de Emilio Sánchez, ex número uno del mundo.

Hasta ayer había jugado 12 finales en su carrera como singlista, cuatro de las cuales le correspondieron a torneos de Grand Slam y dos a Masters 1000. Las perdió todas. En enero de 2012 tomó la decisión más importante de su carrera: "Quiero ganar una final", dijo, y contrató a Ivan Lendl.

El checo, ex número uno del mundo y ganador de ocho torneos de Grand Slam aceptó la propuesta y, a partir de allí, Andy se coronó en los Juegos Olímpicos y ayer ganó su primer torneo grande al conquistar el Abierto de los Estados Unidos, 76 años después de que un británico lograra ganar un torneo de Grand Slam, cuando en 1936 Fred Perry ganó también el US Open.

Lendl, como Murray, también era un profesional de las finales perdidas. Cayó en cuatro antes de ganar en 1984 su primer "grande" en Roland Garros.

Antes de comenzar la relación con Lendl, Murray declaró: "Los mejores entrenadores no siempre hacen a los mejores jugadores y los mejores jugadores no hacen a los mejores entrenadores. Pienso que eso es algo que será un desafío para Ivan y parece muy emocionado con ello. No ha entrenado antes y me ha dicho que está dispuesto a aprender. Deseo que lo logre". 

Y lo logró.

 

FUENTE: INFOBAE.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia