A las 09.24, apareció María Eugenia Vidal, acompañado de su marido, Ramiro Tagliaferro, candidato a intendente de Morón. La candidata saludó con beso a las 5 autoridades de mesa, y les entregó una bolsa con facturas. Un minuto después, a las 09.25, entraba al cuarto oscuro de la mesa 643. Salió 09.26 y cuando todavía estaba firmando llegó Aníbal Fernández, su principal contendiente, a votar.
En una escuela de Quilmes sufragó el candidato a gobernador por el Frente para la Victoria, quien defendió el sistema de votación con boletas y remarcó que los comicios se llevan adelante con tranquilidad.
"Este es el momento político más importante de mi vida. Este era un sueño largamente buscado y con muchas ganas acariciado".
"Estoy a la expectativa de que las cosas se hagan bien y que me den la oportunidad de gobernar. A lo largo de hoy, esperamos con nuestro equipo estar atentos a todo lo que suceda. Si los resultados son los que espero, mañana estaré muy contento. Esta medianoche, tendremos todo resuelto", dijo Fernández tras emitir su voto.
Al lado de su marido, Vidal dijo a los medios: "El me acompañó a mí, ahora yo lo acompaño a el. Empezamos bien, la gente está votando con tranquilidad. Tengo esperanza y confianza".
Luego indicó: "Hemos tomado junto a Mauricio (Macri) la responsabilidad de construir una nueva provincia de Buenos Aires. El compromiso con los vecinos es mucho por eso tengo mucha fe y esperanza de que todo va a marchar como imaginamos".
Y se quejó del sistema de votación: "Este es un sistema que hay que cambiarlo, tendría que haber boleta única electrónica, votar distinto, tantos papeles en una mesa marea a la gente, además ya no se utiliza en ningún lugar. Hasta ahora no hay ninguna denuncia, todo se desarrolla en forma normal".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora