El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, responsabilizó ayer al "fuego amigo" por su derrota en las elecciones bonaerenses, ya que resaltó que no tiene "ninguna duda de que hubo gente que pateó en contra".
En lo que fue su primer contacto con la prensa tras el triunfo de la candidata a gobernadora bonaerense de Cambiemos, María Eugenia Vidal, el funcionario nacional apuntó elípticamente contra los intendentes, así como también contra quien fuera su rival en la interna del Frente para la Victoria, Julián Domínguez.
"No tengo duda de que hubo gente que pateó en contra. Hubo traición de otros dirigentes que lo pagaron en sus distritos de la misma manera. Lo que sucedió no es una casualidad", lanzó el ministro coordinador en declaraciones periodísticas antes de ingresar a la Casa Rosada.
En ese sentido, el quilmeño recordó que en la campaña había manifestado "que hubo fuego amigo", en alusión a las denuncias periodísticas sobre sus presuntos vínculos con el narcotráfico.
"Ese fuego amigo, que creyó que me hacía algún agravio a mí y que con eso tal vez me paraba en una elección, cosa que demostramos que no era cierto, no se dio cuenta de que se estaba haciendo un agravio a sí mismo", bramó Aníbal Fernández, sin mencionar al presidente de la Cámara de Diputados.
Al ser consultado sobre quiénes eran esos dirigentes, el jefe de Gabinete evitó dar nombres: "Ya está. Ustedes mismo lo saben, ¿tengo que explicar quiénes son? Son los mismos de siempre. Vean los resultados cómo están, cómo les fue en los distritos y qué buena respuesta han tenido. Sé que hubo gente de mi partido que hizo lo imposible para que nos fuera mal, ganamos la primaria y el daño infringido tuvo respuesta y esa respuesta también la tuvieron en su propia cara, porque todos fueron castigados de la misma manera, los responsables de esta situación. Es bueno que se preste atención que en sus distritos perdieron todos. Parece ser que Dios no quiere cosas puercas", agregó.
Antes de las PASO de agosto, una denuncia periodística que vinculaba a Aníbal Fernández con el triple crimen de General Rodríguez provocó el último cortocircuito entre el quilmeño y Julián Domínguez, quien fue acusado de ser el promotor de ese ataque mediático.
Sin embargo, en el entorno del ministro coordinador también apuntan contra el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quien decidió bajarse de la carrera presidencial y dejarle el camino abierto a Fernández en Buenos Aires luego de que la presidenta Cristina Kirchner ungiera a Daniel Scioli como su sucesor.
Enojo con Lanata
Aníbal Fernández se molestó ayer con el periodista Jorge Lanata por haberlo vinculado la mafia del narcotráfico en el país, y expresó: "Lanata, Grupo Clarín y a Canal 13, se tendrán que cuidar de todo de aquí en más, porque se les viene dura la mano y deberán rendirles cuentas a mi abogado, porque todo irá a manos de Justicia".
Por otra parte, ayer a la mañana felicitó a María Eugenia Vidal por el triunfo. "Seguramente ella perseguirá el mismo objeto que yo perseguí, que es el de hacer las cosas bien por la provincia, y le deseo de corazón que los resultados que obtenga sean los que está buscando", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora