Año nuevo, nuevos desafíos

Rogelio López Guillemain

Año nuevo, nuevos desafíos

Llega la despedida de este 2015 lleno de turbulencias y de hechos trascendentales.
Aparte de las abundantes y lujuriosas comilonas que nos esperan el próximo 31 a la noche, creo que los recientes acontecimientos nacionales merecen reflexiones.
El 10 de diciembre pasado los argentinos hemos sido testigos del nacimiento de un nuevo movimiento político, movimiento fundamentado principalmente en el apoyo de los trabajadores independientes, los profesionales, los pequeños y medianos empresarios, los comerciantes y amplios sectores del campo.
Desde aquel lejano 1958, en el que fue electo Arturo Frondizi, los argentinos hemos elegido a peronistas o a radicales para gobernar, 57 años de un ping pong que llegó a su fin.
Pero a no confundirse, con esta elección no está todo resuelto, este cambio no tendrá sentido y será un nuevo fracaso, de esos en los que se "queman" buenas ideas y buenas intenciones, si las autoridades no toman todas las medidas de fondo necesarias y si nosotros, la sociedad, no damos un golpe de timón.
Debemos permanecer atentos y vigilantes al accionar del nuevo gobierno, para que no caiga en la tentación demagoga y facilista del populismo.
La democracia está consolidada, es tiempo de que consolidemos la república; ese es nuestro nuevo desafío.
*No pidamos lo que no merecemos; eso es recibir limosna, el precio de recibirla es nuestra dignidad y ese es un precio demasiado alto.
*No exijamos lo que no nos hemos ganado, esos "regalos", el Estado se los robó a alguien para dárnoslo.
*Que el respeto por el derecho del otro sea el principio rector de nuestros actos; su cumplimiento debe ser tan natural como respirar.
*Basta de ser tolerantes con los intolerantes; basta de soportar atropellos, facinerosos, piquetes y corruptos. Quien delinque debe ser juzgado y cumplir una condena.
*No sigamos en nuestra zona de confort, asumamos la responsabilidad, participemos.
*Recuperemos la cultura del mérito y desterremos para siempre la justificación de la necesidad.
*No temamos salir al mundo y competir, tenemos la capacidad y el potencial suficiente para hacerlo.
*No nos resignemos a sobrevivir; trabajemos y nos desarrollemos como personas y como nación para tener una vida mejor.
Volvamos a ser un país serio y en serio, basta de buscar responsables en otro lado que no sea en un espejo.
Es tiempo de cumplir con la senten cia de Ortega y Gasset "­argentinos a las cosas, a las cosas!".

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia