Anonymous busca nuevos soldados. El grupo de hackers está intentando involucrar al mayor número de personas posible, aunque no tengan conocimientos avanzados de informática, en su ciberguerra contra el Estado Islámico. Realizaron un llamamiento mundial para luchar contra el ISIS y, a través de sus canales Internet Relay Chat (IRC), distribuyen material para enseñar a principiantes cómo desmantelar páginas web y perfiles en redes sociales de personas vinculadas con los yihadistas.
Para ello, diseñaron tres manuales. Uno para principiantes, en el que se incluyen nociones básicas de lenguaje HTML, conocimientos y consejos básicos. Señalan que "aunque muchos aspectos de la piratería requieren conocimientos de programación amplios, otros pueden ser entendidos fácilmente por la mayoría". Con él, proporcionan herramientas que se encuentran en Internet para hackear al ISIS.
También diseñaron una Guía del reportero, algo más avanzada, que explica cómo iniciar un bot (un programa informático que imita el comportamiento humano en la red) contra una cuenta de Twitter. Esta guía viene acompañada de una lista con más de 5.000 usuarios de Twitter considerados "objetivos principales". La tercera es la Guía del buscador, cuyo objetivo es identificar los sitios web relacionados con el Estado Islámico e informar a la web central: llaman a una acción conjunta y aconsejan no actuar de manera individual.
"En lugar de estar sentado o mirando el canal sin hacer nada, puedes beneficiarte de las herramientas y guías que te han sido proporcionadas. Tu contribución significará mucho y te animamos a participar en todas las actividades del Op. Cuantas más, mejor", comunicó Anonymous. Desde el pasado 14 de noviembre, el día después de los atentados de París, Anonymous asegura haber filtrado datos personales de presuntos miembros del Estado Islámico y haber bloqueado más de 5.500 cuentas en redes sociales supuestamente vinculadas a los terroristas.
La organización de hackers ha abierto un perfil en Twitter dedicado únicamente a la operación que está llevando a cabo contra el ISIS (@opparisof ficial).

¿Quiénes son?
Anonymous no es nada concreto más allá de un enjambre, se supone que enorme, de hackers conectados en la Red y encantados de esconder sus nombres y habilidades. WikiLeaks, la gran fábrica de filtraciones, los convirtió en activistas políticos en 2010. Hasta entonces, eran una mera "marca de usuarios conocidos por gastar bromas a los restaurantes, acosar a pedófilos y protestar contra la Iglesia de la Cienciología". Así define al cibercolectivo la periodista de la revista Forbes Parmy Olson. Su libro We are Anonymous es el resultado de su amistad con Topiary, uno de los hackers estrella.
El grupo de enmascarados surgió en algún momento en torno a una web para frikis: el tablón de imágenes japonés 4chan. En esas catacumbas de la web, a cubierto de la persecución de Estados Unidos, contactaron futuros miembros de Anonymous, según Olson. A partir de 2008, incorporan la máscara de gesto guasón con la que el inglés Guy Fawkes y el resto de conspiradores de la pólvora intentaron en 1605 volar la Cámara de los Lores inglesa. Una novela gráfica primero y luego una película, V de Vendetta, la catapultan al imaginario popular. Al Estado Islámico se la juraron poco después de los atentados de Charlie Hebdo, en enero. Su venganza llegó en forma de filtración: publicaron en una web los listados de 9.200 tuiteros, supuestamente afines y vinculados a ISIS. La amenaza comenzó tras los atentados de París. Por medio de sus característico vídeo anunció el mayor ciberataque contra los yihadistas.
anonimoss3.jpg


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora