De los 154 mil jubilados y pensionados que tiene Salta, unos 5.000 lograron una sentencia judicial firme y con la determinación de ejecución contra la Anses podrán cobrar un retroactivo con un tope de hasta cuatro años atrás por la mala liquidación de los haberes. Percibirán un 50% de contado y el resto en cuotas. Aquellos que hayan iniciado acciones ante la Justicia Federal (más de 12.600 solo desde 2014) también podrán acogerse a lo que el Gobierno nacional denominó el programa de Reparación Histórica. Es decir que la Anses deberá liquidarles las deudas reclamadas a casi 20.000 salteños, aproximadamente.
A los jubilados que no estén bajo regímenes especiales, tengan malas liquidaciones y no hayan recurrido a la Justicia, la Anses les ajustará el haber mensual una vez que ingresen a este programa. Una fuente de la Anses sostuvo que este ajuste en las liquidaciones beneficiará a la mayoría del sector pasivo en Salta.
Las medidas
Ayer, el presidente Mauricio Macri anunció que enviará un proyecto de ley con el objetivo de ajustar las jubilaciones acorde a los fallos de la Corte Suprema de Justicia, pagar los juicios de los jubilados y crear la "pensión universal".
Este último punto tiene como beneficiarios a los mayores de 65 años que no cuenten con cobertura previsional, quienes percibirán un 80% de la jubilación mínima, es decir $3.967.
La incorporación al programa de reparación es voluntaria y se concretará con un acuerdo entre cada jubilado y la Anses. Estos convenios deben homologarse ante la Justicia y cada jubilado debe declinar las acciones judiciales o comprometerse a o no iniciar nuevas demandas.
"Con esta ley que estamos enviando al Congreso se busca reparar años de injusticia. Nos encontramos con muchas situaciones de jubilados que ganaron juicios y el Estado utilizó cualquier chicana para no pagarles", expresó Macri en el acto que encabezó en el Centro Cultural Julián Centeya, en el barrio porteño de San Cristóbal.
A la par, el Presidente enviará otro proyecto de ley a los legisladores para habilitar un blanqueo de capitales depositados en el exterior.
Con los fondos que se obtengan de ese blanqueo y con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), el Gobierno costeará los nuevos anuncios. Por año serán unos $75.000 millones.
En detalle
Según el padrón de la Anses, en Salta hay 120.573 pensionados y 33.558. Alrededor de 5.000 serán los que puedan acceder más rápidamente al cobro de la deuda que el Estado nacional mantiene con ellos. La cifra responde a las causas judiciales que cuentan con sentencia firme (ejecuciones) tramitadas en la Justicia Federal. Previa intervención de la Cámara Federal de Apelaciones.
El beneficio llegaría también a casi diez mil salteños que se jubilaron como empleados del Estado provincial que hayan iniciado o no demandas en la Justicia, dijeron fuentes.
Macri, por su parte, instó al Congreso a que "se aboque en tiempo récord" al tratamiento del proyecto. Señaló que aquellos jubilados que iniciaron juicios al Estado, tengan o no sentencia firme, podrán cobrar un retroactivo hasta 48 meses atrás.
Sin monto específico sobre lo que percibirá cada uno, las causas con sentencia firme corresponden a quienes solicitaron reajuste de haber como una de los motivos más recurrentes seguidos por movilidad y actualización de haber inicial.
Desde el Gobierno nacional consideraron a esta batería de medidas como las más trascendentes del año. Los jubilados que perciban el haber mínimo, una vez que se apruebe un proyecto de ley, podrán acceder a la devolución del IVA en compra de alimentos con un tope de hasta 300 pesos.
En el país
La Anses informó que a nivel país se actualizará el haber jubilatorio a 380.000 personas con juicio previsional en trámite, y a 60.000 con sentencia firme, en tanto que otros 2 millones de jubilados que no iniciaron el juicio podrán tener una inmediata recomposición.
Agregaron que "el 50 por ciento de los potenciales beneficiarios requerirá la revisión del expediente jubilatorio original".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora