Ayer fue una nueva jornada de lucha para las familias beneficiarias del Procrear del loteo Pereyra Rozas.
Con una concentración pacífica se congregaron a las 10 frente a la oficina que tiene el Banco Hipotecario en avenida Belgrano.
De a poco comenzaron a llegar al menos 30 delegados que representan a las 575 familias que fueron beneficiadas con el terreno en la zona norte de la ciudad.
Allí cortaron el tránsito vehicular en dos de los 4 carriles que tiene la avenida. Sucede que las familias no cuentan con la escritura de los terrenos para presentar en la entidad bancaria para poder acceder al préstamo. La Provincia les había pedido un monto de dinero que va desde los 27 mil pesos hasta los 190 mil para la compra de los lotes.
El compromiso de la Unidad Coordinadora era gestionar ante los diferentes organismos del Estado provincial que esas tierras cumplan con los requisitos que pide Nación.
Se debe entender que Provincia no cumplió y argumentó su falta en que Nación no le envió los fondos para la tareas.
En esa controversia similar a la del huevo y la gallina quedaron en el medio las familias que ya cancelaron los montos que pedían.
Ahora bien, la semana pasada la situación se complicó más porque rumores indicaban que el Hipotecario dejaba de recibir las carpetas y ellos quedaban afuera. En el medio de la compleja situación se enteraron que las cotizaciones para la construcción de las viviendas aumentaron y llegaron al módico precio de 14 mil pesos el metro cuadrado.
"Cuando nosotros hicimos los proyectos nos presupuestaban a 4.500 pesos el metro cuadrado. En el primer trimestre de este año lo subieron a 8.500 pesos y ahora más. Entonces, por la misma lentitud del Estado vamos a tener que reformular los presupuestos de los proyectos. En consecuencia, vamos a tener que pedir una ampliación de los montos porque si no vamos a tener que construir un monoambiente con lo asignado, y eso no es posible porque las partes se van certificando", dijo Celeste mientras sostenía un cartel de protesta en medio de la Belgrano.
Luego marcharon a la Unidad Coordinadora, que está ubicada en calle 20 de Febrero al 400, para pedir una solución al problema que los afecta desde el año pasado.
Sin embargo, van entendiendo que hay alguien que no cumple con la tarea que le fue encomendada.
Los vecinos llegaron a las 11.30 a la Unidad y comenzaron a aplaudir en medio de la calle, exigiendo la presencia del titular de la oficina, Rubén Fortuny.
Fiel a su costumbre, el funcionario mandó a un emisario para convocar a un grupo de delegados que no superasen los 7 para dialogar.
Sin embargo, las familias volvieron a exigir su presencia para dialogar con todos los presentes y que todas las promesas "sean puestas por escrito".
Se debe decir que el 1 de marzo era el plazo de la Unidad para tener el loteo listo. Nada de eso sucedió y comenzaron las marchas, las protestas y las convocatorias a los medios de prensa. Ya va a comenzar el quinto mes de retraso y los beneficiarios siguen de reunión en reunión con delegados.
Casi al mediodía salió Fortuny y dijo que en asamblea no hablaría.
Su idea es conformar mesas de trabajo para que las familias sean partícipes de las negociaciones.
Los vecinos aceptaron, sin embargo algo quedó roto ayer y todo hace suponer que ya no confían en que la Unidad Coordinadora pueda darles la solución que esperan.
Plazos
Muchas de las familias que ayer estuvieron en la marcha de protesta son gente que está al borde de la desesperación.
Algunos vendieron sus autos y apostaban a que para esta época del año ya iban a estar construyendo su propia casa.
"Al día de hoy son muchas las familias que renovaron los contratos de los alquileres por dos años más, porque ya no tienen esperanzas", dijo Facundo, uno de los afectados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora