El cuerpo de un hombre de 76 años fue rescatado ayer por la Policía Lacustre del fondo del lecho del río Juramento, a 13 kilómetros del lugar donde el septuagenario fue arrastrado junto a su nieto de diez años por el caudaloso curso de agua.
Según se pudo saber, Leocadio Orellana había ido al lugar a pasar el día junto a su familia. El abuelo quiso enseñarle a pescar a su nieto y a mostrarle lugares accesibles para el deporte.
Mientras intentaba cruzar el río junto al chico fue arrastrado por la corriente y aseguran los lugareños que llevó al pequeño hacia una orilla donde quedó enganchado en unas ramas, mientras el agua arrastró a Orellana.
El cuerpo fue encontrado por efectivos policiales quienes llevaron a cabo una intensa búsqueda en la zona de la finca El Algarrobal.
El pequeño salvó su vida al lograr sujetarse de algunas ramas y comenzó a pedir auxilio.
Su abuelo no alcanzó a sostenerse y fue empujado rápidamente por la corriente del río.
En ese momento, pescadores que se encontraban en el lugar salvaron al pequeño y salieron en busca del anciano.
Recién en la mañana de ayer se retomó la búsqueda con efectivos de la comisaría 50 y de la División Lacustre y Fluvial El Tunal, quienes alertaron que habían hallado el cuerpo pero sin vida del hasta entonces longevo pescador, a un kilómetro de finca El Algarrobal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


gio vergara
gio vergara · Hace 10 meses

Que bolu.. lo primero que hay que enseñar a un futuro pescador es que al río se lo respeta.... me extraña araña


Se está leyendo ahora