El peor final. Las autoridades entrerrianas confirmaron el hallazgo del cadáver de Gisela López, la chica de 19 años que había desaparecido el pasado 22 de abril en el municipio de Santa Elena. Los medios locales informaron que el cuerpo de Gisela, en avanzado estado de descomposición, fue encontrado cerca de "El Bajo", el mismo lugar donde fue vista por última vez.
Por el crimen fue detenido Gustavo Centurión, de 36 años, domiciliado en Paraná, quien fue trasladado a la alcaldía de La Paz. El cuerpo mutilado fue encontrado por un vecino que pasaba a caballo en una zona de monte que recientemente había sido recorrida por perros rastreadores que no lo habían localizado, según los investigadores por las intensas y frecuentes lluvias que se registraron en los últimos días.
Fuentes policiales indicaron que la muerte data de hace varios días y no se descarta que el fallecimiento se haya producido el mismo día de la desaparición de la joven. López llevaba la misma ropa que vestía el día en que desapareció.
ENTRE1.jpg
Su cuerpo fue encontrado a unos 30 metros de la ruta de acceso a Santa Elena, a unas cuadras de su casa, tapado con una bolsa de consorcio de color negro, en un predio donde la casa más cercana se ubica a unos 50 metros, ya que es una zona subrural de pocos pobladores.
Las fuentes confirmaron que el primer peritaje realizado en el lugar del hallazgo sirvió para encontrar una mochila y otros elementos que aportarán datos a la causa.
Una de las últimas personas que vieron a Gisela fue su hermana Adriana, en la escuela secundaria de jóvenes y adultos a la que concurrían. Esto fue en un recreo, a las 20:30, mientras que tres horas después una mujer la vio caminando en dirección a su vivienda, seguida unos metros más atrás por un hombre que sería Gustavo Centurión.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


anonimo ...
anonimo ... · Hace 6 meses

siguen asesinando asi porque nadie tiene miedo de la "justicia" de mierda que tenemos en este pais de impunidad para los perpetradores...


Se está leyendo ahora