El sargento Pablo Cardozo, quien el domingo en la tarde le disparó en la cara a su pareja -quien sigue muy grave internada en el hospital de Tartagal-, apareció muerto esta tarde en un descampado del ferrocarril de la localidad fronteriza de Profesor Salvador Mazza.
"En principio todo indicaría que se trata de un suicidio, pero por protocolo legal y para tener la certeza de cómo sucedieron los hechos, es que estamos caratulando por ahora como muerte dudosa el caso", señaló el fiscal penal de Salvador Mazza, Armando Cazón.
El cuerpo del policía fue hallado por vecinos alrededor de las 14.15, quienes de inmediato dieron aviso a efectivos de la Comisaría 40. A los pocos minutos llegó una patrulla que identificó el cuerpo.
De acuerdo a la primera revisión, Cardozo estaba sentado, con un disparo en el pecho y un golpe en la sien. "La mecánica del disparo en el pecho como una forma de suicidio no es muy común y nos llama la atención el golpe en la cabeza, por eso es que primero he pedido la autopsia para determinar fehacientemente cómo murió", añadió Cazón.
Junto al cuerpo del hombre fue encontrada el arma reglamentaria.
Desavenencias
El domingo, alrededor de las 21, el sargento ayudante Pablo Cardozo (de 42 años), oriundo de la capital de la provincia, intentó asesinar a su esposa, una joven agente de la misma fuerza de 28 años. El hecho ocurrió en el paraje Piquirenda en jurisdicción del municipio de Aguaray y a unos 25 kilómetros al norte de Tartagal.
El intento de homicidio se generó en medio de una fuerte discusión de la pareja que venía con problemas desde hace un tiempo.
Ambos son padres de una beba que el próximo 31 de diciembre cumplirá un año y que en este momento quedó bajo el cuidado de la familia materna, en Piquirenda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora