Los restos de un hombre fueron hallados ayer, en medio de los cerros, en la zona de La Caldera. Hasta el cierre de esta edición, en la subcomisaría de La Caldera esperaban la llegada de la comitiva de policías y peritos que fueron a recuperar el cuerpo para lograr su identificación.
El hallazgo fue realizado por lugareños que viven entre peñas y sendas que atraviesan una de las zonas más altas del departamento, hacia el oeste del pueblo.
Apenas se conoció la noticia, se pensó que podría tratarse de Gerónimo Sumbay, un vecino de La Caldera que desapareció el 26 de marzo de este año, a quien la Policía local dejó de buscar en mayo cuando no pudieron encontrar ningún rastro de él.
Después de que los efectivos cesaron la búsqueda, familiares de Sumbay siguieron rastreándolo pero sin lograr ubicarlo.
El rescate, una travesía
El lugar donde aparecieron los restos humanos es casi inaccesible. No hay camino para ir en vehículo y llegar con animales también es complicado.
Ayer, el grupo de policías y peritos partió de La Caldera a pie y se estimaba que al menos iban a caminar dos horas hasta llegar al punto señalado por los lugareños donde estaba el cuerpo.
Desde su inicio el rescate era una travesía. La comitiva partió del pueblo casi con las últimas luces de la tarde, pero no llevaron equipos suficientes para pasar la noche por si el regreso se complicaba. Por ello, hasta última hora en la subcomisaría esperaban el retorno del grupo de efectivos.

Un hallazgo similar hace 2 meses

Un dato resulta llamativo, pocas semanas después de la desaparición de Gerónimo Sumbay, un familiar de él, Ángel Calisaya, apareció muerto en la costa del río La Caldera, el 5 de mayo de este año. Calisaya había salido de su casa ocho días antes y con el correr de las horas, al notar que no regresaba, sus familiares se preocuparon y pidieron ayuda a la Policía. El jueves 5, un sobrino fue al río y en la orilla lo halló muerto. Tras la investigación policial, el caso se cerró como "muerte natural".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora