Un caraguay, reptil autóctono de las familia de los lagartos, revolucionó al vecindario del barrio Virgen del Rosario, ubicado al sur de la ciudad, cuando un residente que caminaba por la calle, lo vio salir de un matorral cercano a las casas.
De inmediato se comunicó el hecho a los Bomberos Voluntarios que asistieron al sector para dar captura al reptil de colores bermejo y ambarinos, de aproximadamente 90 centímetros de longitud que se desplazaba hacia una vivienda.
"Cuando llegamos, el animal se había refugiado en el fondo de una vivienda, pero luego de unos minutos logramos atraparlo, sano y salvo", dijo el personal de bomberos que participo del operativo rescate.
El caraguay es una especie de gran tamaño, llegan a medir un metro del hocico a la cola.
De cuerpo robusto, cabeza ancha y extremidades cortas, posee un tono colorado en su lomo llegando a anaranjado en el vientre y cubierto con manchas negras y blancas que dibujan su cuerpo cilíndrico. Son animales muy glotones, comen casi cualquier cosa que se les ofrezca y en cualquier cantidad; carnes (blancas o rojas), huevos, carroña, pollitos, ratas, peces, etc. Les fascina el pescado mezclado con huevo. También comen alguna que otra fruta bien madura, algunos insectos e incluso lombrices.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora