"La bicicleta sabe que nunca llega a tiempo porque no cree en el tiempo y, por eso, siempre llega bien. Llega porque no llega, transita" es la frase del filósofo argentino Darío Sztajnszrajber que elige Juan Francisco Blanco para describir su amor por las dos ruedas.
Este joven, "salteño de toda la vida", de 32 años, es un activista de la bicicleta y decidió hacer de su pasión un trabajo.
Es dueño de La Comué, un almacén en Santiago del Estero 778, donde arma, arregla y restaura bicicletas para que no terminen oxidadas en algún rincón olvidado de la casa.
Eligió ese nombre para identificarse con Salta, donde la palabra "comué" (cómo es) se usa para designar todo lo que no se puede definir.
"Quiero que esto perdure, como lo hace la bici, a lo largo del tiempo"
"El negocio -que tiene casi un año y medio de vida- empezó nada más que por gusto, por haber encontrado algo que siento y disfruto hacer. Surgió muy de repente, de la mano de una persona que tengo al lado, que confía en mí y me animó a salir adelante con algo nuevo", contó Francisco a El Tribuno.
"Trato de innovar y de buscarle la "rosca de vuelta'' para no terminar detrás de un escritorio", agregó.
Su emprendimiento nació también luego de haber participado en el movimiento Anda la bici, y de luchar por una ciudad mejor, andando en bicicleta.
"En esta sociedad en constante cambio, yo aporto a que haya una legislación en la ciudad y a que la gente no tome la bici solo como un deporte, si no como un modo de traslado. Me dediqué a esto porque pienso que lo puedo cambiar y pisar fuerte", afirmó.

Vida sobre dos ruedas

A los 5 años le regalaron su primer velocípedo y a los 12 ya se encargaba de arreglar una rueda pinchada o los frenos flojos. Nunca más se bajó.
Francisco no quiere quedarse atrás en el tiempo.
"Busco seguir innovando con nuevos productos, fabricaciones y diseños. En eso estoy, en eso estamos. Tratamos de sobresalir del resto para no ser una bicicletería convencional, atentos a lo que el cliente necesita y busca. Aparte de disfrutarlo, es un trabajo", contó este hombre de mirada sincera.
"Este modo de vida es algo que me llena y reconforta", relató convencido.
"Estoy viviendo un pedazo de mi sueño y creo que esto va a perdurar. Me gustaría lograr distinguir mi labor, mi marca y lo que esto genera. Quiero que perdure como lo hace la bicicleta a lo largo del tiempo", sentenció.
juan francisco blanco la comue bicicleta 2.jpg
Juan Francisco Blanco, en su almacén de bicicletas. Pablo Yapura
Juan Francisco Blanco, en su almacén de bicicletas. Pablo Yapura
El local es pequeño pero está lleno de vida. Además de bicicletas para todos los gustos, hay luces, timbres, cascos, canastos y bolsos.
"Esto es como una antología que me conecta con el pasado. Lo "retro'' y lo "vintage'' es lo que me gusta y lo que se viene", contó ilusionado.
"Me gusta la restauración y la impronta del tiempo. A una bicicleta que pudo haber terminado en un gallinero o en un hierro en la construcción de un edificio, le devuelvo el uso y la persona que la tiene sabe darle valor", señaló.

Activista de la bicicleta

Francisco -como ciclista- considera que la ciudad necesita tres pilares fundamentales: educación, infraestructura y desarrollo.
"Por más que se hagan ciclovías y se trate de cambiar a la gente, hay que empezar desde abajo. Tenemos que contar con el apoyo y la decisión política desde el principio porque nosotros como individuos no podemos hacer semejante cosa", manifestó.
"A una bicicleta vieja le devuelvo el uso y la persona sabe darle valor".
"Salteños y salteñas tienen que tratar de cambiar la actitud y el modo de vida: no ser cómodos y molestar al resto. Es el respeto que se merece la persona que está al lado, más allá de la ideología, la religión o el color de piel. Nacimos con gente gritando y cantando eso y yo quiero sumarme", aseguró este emprendedor.
Francisco agradeció especialmente a Agustina Gauffin, también integrante de Anda la Bici y de Masa Crítica. "Sin ella no podría haber llegado a donde estoy. Con el empuje y el hecho de "batallar'' y "luchar'' con los gobernantes para hacer algo bueno para la gente sin pedir nada a cambio", señaló.
"Me considero un emprendedor. El país necesita gente que haga eso: saque el pecho y siga adelante", expresó.
Abran cancha que aquí viene en bicicleta Don Quijote de Salta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora