La interpelación del ministro de Seguridad en la Cámara Alta tuvo otros temas, que se llevaron muchos minutos de la interpelación.
No fue exclusivamente por el tema de los ocho policías detenidos por narcotráfico; en la misma agenda se trató el caso de cuatro policías involucrados en torturas y vejaciones, ocurridas en el Distrito Judicial del Sur.
Además de ello, muchos de los senadores presentes hicieron conocer al ministro de Seguridad, Carlos Oliver, las inquietudes de sus respectivos departamentos y trascendió que más de uno le recordó promesas u obras inconclusas.
La discrecionalidad que le dio el tratamiento a puertas cerradas hizo que el tema central de la interpelación se diluyera en tres partes. Muchos de los senadores presentes no salieron muy conformes con las explicaciones que dio el ministro, aunque no se sabe si el descontento solo fue por el tema central del encuentro.

Jefe de Policía

Ayer se supo que el jefe de la Policía de la Provincia, comisario general Ángel Silvestre, declaró ante la fiscal penal Gabriela Buabse, quien lleva adelante la causa judicial abierta contra ocho policías acusados de proteger el negocio de microtráfico de una familia del barrio Alta Tensión.
El jefe policial ayer "se presentó voluntariamente a declarar en la causa porque, según le dijo a la fiscal Buabse, mañana (por hoy) tiene otra actividad prevista fuera de la ciudad", dijo una fuente cercana al Ministerio Público Fiscal.
Silvestre estaba citado a declarar en calidad de testigo en la investigación que se sigue después de la detención de ocho policías acusados de estar asociados para proteger el monopolio de la venta de droga al menudeo en la zona este, a una madre y su hijo.
Hasta anoche no habían trascendido detalles de la declaración de Silvestre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia