El viernes pasado alumnos de la escuela N´ 7044 Efeta recibieron una capacitación sobre prevención de adiciones y otra acerca de cómo actuar ante una evacuación por alerta de sismos. El sargento Carlos Acevedo (34), de la División Seguridad Urbana de la Unidad Regional 3 de Metán, les dio ambas charlas en lengua de señas (LSA). Él aprendió cómo comunicar estos contenidos en LSA de la profesora de Artes Plásticas y docente de Efeta Stella Maris Farfán (43). Carlos y Stella ya habían trabajado juntos, con Tomás Riega, en diciembre de 2014 en el proyecto "El fuego se apaga con las manos" acerca de prevención de incendios.
Con atractivas representaciones gráficas en Power Point y actividades en las que buscó interactuar con los niños, Carlos propició que los consejos quedarán en la memoria de los 30 alumnos que asistieron a la capacitación.
Carlos viene viajando por las localidades de El Naranjo, Río Piedras, Lumbreras, San José de Metán, Pluma de Pato y Misión Kilómetro 2 de Rivadavia Banda Norte. "Esta capacitación es una herramienta que les brinda a los chicos las capacidades y habilidades para resolver situaciones que se pueden llegar a presentar y particularmente me gusta darla porque entiendo el trabajo policial como una oportunidad de prevenir mediante la enseñanza y la concientización", señaló el sargento. "Con el avance de las comunicaciones y la tecnología la mayoría tiene algunos conocimientos sobre todas las cosas, pero siempre lo aprecian", añadió. Durante la hora y media que compartió con los estudiantes y sus profesores prestó su gorro de policía a un voluntario cuya colaboración había solicitado para ejemplificar cómo actuar en caso de sismos, se dejó abrazar fuerte para una foto comunitaria y se llevó consigo el agradecimiento del grupo de Efeta.

Integración

Efeta tiene 82 alumnos de base y 45 en integración y funciona de 8 a 18, en jornada extendida. La institución tiene edificio propio en el barrio El Huaico. Allí ofrecen a niños hipoacúsicos un primer proceso con la enseñanza de la lengua de señas y la lengua oral, lo que permite su integración. Posteriormente trabajan en la inserción de los estudiantes en escuelas convencionales. Stella Maris Farfán, muy complacida porque Carlos consiguió comunicarse en LSA con los niños, señaló: "La diferencia para los niños sordos y para cualquier persona sorda es que desde la profesión u oficio que tuviere ese alguien que da la charla y que informa y enseña en lengua de señas sin mediación de intérpretes nos brinda un momento de comunicación directa en el que nos sentimos integrados". Luego expresó que "personas como Carlos nos tratan como sujetos sociales que pueden pensar, decidir, aprender y hacer críticas sobre un tema dado". Consultada acerca de la complejidad que conlleva el aprendizaje de la lengua de señas, explicó que a su entender para ser intérprete se necesitan años de estudio. "Se da que aprenden a conversar con personas sordas, pero no saben interpretar porque es muy complejo traducir en directo", concluyó. Según el Evangelio de San Marcos, "effetha" es la palabra en arameo que pronunció Jesús cuando sanó a un sordomudo. Significa "ábrete" y es esa misma invocación la que personas como Carlos Acevedo escuchan para integrar a las personas hipoa cúsicas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


margarita garcia
margarita garcia · Hace 3 meses

que lindo!!En Cachi Veronica Vanino(Hari Purkh Kaur) tambien aprendio lenguaje de señas para enseñar a los niños hipoacusicos Kundalini Yoga. Estaría bueno le hagan una nota a ella.Hace un gran trabajo en su comunidad.


Se está leyendo ahora