Una banda narco liderada por una mujer de nacionalidad peruana que traía a Buenos Aires la denominada "cocaína del caballo", fue desbaratada tras nueve allanamientos en los que se detuvo a cinco personas y se secuestraron 24 kilos de la droga.
La operación "Pura Sangre" fue realizada por la División Precursores Químicos y Drogas Emergentes de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, tras una investigación encabezada por el juez federal Sebastián Ramos y supervisada por el ministerio de Seguridad de la Nación.
Los ladrillos de cocaína secuestrados tienen estampado el relieve de un caballo -de allí su nombre-, marca distintiva de una droga de máxima pureza que circula por España y está ligada a la Ndrangheta, la mafia calabresa.
Según uno de los investigadores, la jefa de esta banda pagaba cada kilo en Buenos Aires entre 6.000 y 7.000 dólares.
De acuerdo a la investigación, la líder de la organización traía la "cocaína de caballo" desde su país y la acopiaba en su domicilio de la calle Bonorino, dentro de la villa 1-11-14 del Bajo Flores.
"Esta mujer movía entre ocho y diez kilos de esta cocaína por semana y vendía el kilo a mil dólares más de lo que ella lo compraba", informó uno de los jefes de la investigación.
Otros tres allanamientos se hicieron en puestos de venta ubicados en distintos barrios porteños, entre ellos un departamento de Recoleta que fue el puntapié de la investigación.
Tras una denuncia sobre ese departamento, el personal policial montó una vigilancia encubierta y comprobó que una mujer apodada "Valery" era la que proveía la droga.
Las fuentes agregaron que detuvieron a la presunta jefa de la banda, identificada como Silvia Ana Portilla Cerdán, y a un hombre llamado Whilly Anthony Rodríguez.
De acuerdo a la investigación, la mujer, quien se hacía apodar "Valery", ofrecía a sus clientes droga de "buena calidad", y ello se podía confirmar con el sello del "caballo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


enrique alcala
enrique alcala · Hace 1 mes

Son bolitas de pura sangre.


Se está leyendo ahora