Una convulsionada mañana se vivió ayer en pleno microcentro de esta ciudad. El cuerpo de un hombre fue hallado en el primer piso de un departamento al frente de la Dirección de Rentas, sobre calle España al 600, entre Mitre y Balcarce. Al habitual caos que significa transitar por ese lugar se sumó el resonante hecho policial, que llamó la atención de todos los transeúntes. Felipe Torres, de unos 57 años, yacía sobre un enorme charco de sangre con varias puñaladas en su cuerpo. Fue encontrado por un empleado del lugar en las primeras horas del día.
Torres, quien se dedicaba a cambiar dinero, estaba boca abajo en una oficina del primer piso, donde al parecer se realizan operaciones financieras.
Fuentes cercanas a El Tribuno informaron que la investigación del crimen estaría a cargo inicialmente del fiscal penal Pablo Rivero.
Por el escenario y las circunstancias, el crimen ocurrido en el corazón de Salta pareciera ser todo un desafío para los investigadores del caso, y las primeras versiones descartaron que se haya producido en ocasión de robo, dado que en el lugar se encontró una importante suma de dinero.
En la zona donde ocurrió el asesinato hay al menos dos cámaras de videovigilancia que deberían haber captado los movimientos previos al hecho. Según los testimonios que pudo recoger este medio en la escena del crimen, a Felipe Torres lo habrían masacrado con varias puñaladas provocadas con un arma blanca.
En medio de la vorágine cotidiana, los curiosos que se acercaron, las fuerzas de seguridad y los medios de prensa que llegaron al lugar, el fiscal Pablo Rivero señaló que aún era prematuro arriesgar alguna hipótesis con los pocos elementos que habían logrado recoger, en una investigación que recién empezaba a desarrollarse.
En el momento en que trascendió a la opinión pública la noticia sobre el crimen en la "city" salteña, surgió la versión de que menores habrían sido los alertantes; sin embargo, después se supo que un empleado de la oficina donde fue hallado Torres fue quien dio aviso a los uniformados sobre el macabro hallazgo.
Intervino en primera instancia la Fiscalía Penal 1, a cargo de Pablo Rivero, quien ordenó que se haga presente el Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), que envió a sus peritos, y también la División Homicidios, quienes levantaron huellas y realizaron pericias en el lugar del crimen.
Según fuentes policiales consultadas, el caso ocurrido en el centro de Salta cambiará de Fiscalía, ya que el fiscal Rivero se encuentra investigando el femicidio ocurrido en el penal de villa Las Rosas. Pasaría a la Fiscalía Penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo del doctor Ramiro Ramos Ossorio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Franco Cardozo
Franco Cardozo · Hace 17 días

En que colegio se recibieron éstos periodistas de el Tribuno.

Ricardo  Campo
Ricardo Campo · Hace 18 días

TRIBUNO: "estaba boca abajo en una oficina del primer piso, donde al parecer se realizan operaciones financieras. "..DONDE AL PARECER ??? TODO EL MUNDO SABE QUE ALLI SE REALIZAN LAS OPERACIONES FINANCIERAS DE COMPRA VENTA DE DIVISAS !!!! Y ESTO OCURRE DESDE HACE MAS DE 20 AÑOS !!!!!! AL PARECER EL PERIODISTA QUE REDACTA LA NOTA SIGUE BAJOS LOS EFECTOS POS FIESTAS !!! O ES UN ASPIRANTE AL OFICIO DE PERIODISTA??

laura  ing
laura ing · Hace 18 días

importa el apellido? la noticia es que mataron a un arbolito

Re KennethU
Re KennethU · Hace 18 días

TRIBUNO, TRIBUNO. Aclaren si es Herrera o Flores, o quizá Flores Herrera o Herrera Flores. En lo que sí coinciden con Uds. mismos es que es Felipe y de 57 años. Posiblemente algún conocedor del negocio del cambio de divisas pueda aclarar.

felix  aguilar
felix aguilar · Hace 18 días

yo soy medio turulo, x favor me podrìas aclarar....es torres o herrera??????

Huracán del Norte
Huracán del Norte · Hace 18 días

No sos turulo, está mal redactada la noticia. Primero mal titulada, por lo que dice no lo apuñalaron, lo mataron. Segundo, en un primer momento el occiso es llamado Felipe Torres y después Felipe Herrera. Qué bueno encontrarse con lectores que ayudan a despabilarse.


Se está leyendo ahora