Un guardia de la escuela municipal de Artes y Oficios Roberto Romero, emplazada en el Centro Cultural Saluzzi fue atacado el sábado pasado, a las 21.30, por dos violentos ladrones.
"Yo estaba haciendo la ronda y en la parte de atrás había dos hombres escondidos. Me golpearon. Tenían una punta. Caí al piso, me patearon las costillas y me dieron con un ladrillo en la cabeza. Con la punta me hirieron el brazo izquierdo. Tengo todo raspado, cortes superficiales", relató la víctima, Francisco Aguirre, a El Tribuno.
Pese a las heridas, el trabajador pudo alertar sobre lo que le había sucedido. Un supervisor lo asistió rápidamente y luego fue llevado al hospital San Bernardo, donde permaneció internado hasta las 3 del domingo. Minutos después fue derivado a una clínica donde le hicieron placas. Ya le otorgaron el alta médica y actualmente está en reposo, con carpeta médica y deben evaluarlo médicos y un traumatólogo.
"Tuve golpes internos. Estoy muy dolorido", sostuvo.
Aparentemente, los delincuentes actuaron bajo el efecto de sustancia alucinógenas.
Si bien es la primera vez que se registra un intento de robo con un herido, se supo que en varias oportunidades los guardias tuvieron que pedirle a personas en estado de ebriedad que se congregan en el sector del portón que se retiren.
Por estos motivos van a reforzar la seguridad en el predio, colocando más guardias y también policías de adicional de la comisaría con jurisdicción allí, dado que se trata de una zona complicada: el barrio Mataderos.
En la escuela de Artes y Oficios hay nueve computadoras de alta generación, maquinaria de zapatería y otros elementos de talleres, proyectores, instrumentos de música. Se presume que los ladrones estarían al tanto de los objetos valiosos y que por eso habría intentado irrumpir allí.
Indefensos
"Nos genera indignación la situación teniendo en cuenta que la Policía no nos permite usar tonfa ni ningún elemento con el que podemos protegernos. Hace algunos años, los guardias podíamos usar algo en defensa, como por ejemplo gas pimienta, pero ahora está prohibido", contó otro guardia.
"Ante un ataque uno está con las manos vacías y nunca sabemos con qué nos puede salir la persona que tenemos en frente", concluyó el trabajador del predio.

Cientos de alumnos
La Escuela de Artes y Oficios tiene cientos de alumnos que se capacitan a diario en diversas actividades.
A partir de los talleres que se dictan en la escuela municipal, los vecinos tienen la posibilidad de capacitarse en diferentes oficios, lo que les permite luego desarrollar su propio microemprendimiento.
En sus instalaciones por la actividad que desarrollan existen cientos de objetos de valor, algunas maquinarias y otros bienes de uso didáctico.
Según el personal de seguridad del inmenso predio, los delincuentes contaban con información sobre qué robar.
Los guardias informaron, además, en tono de denuncia que alrededor del predio en horas de la noche se juntan decenas de personas que se dedican a beber, a fumar droga y a causar desmanes sin que la Policía llegue y produzca el despeje de los alrededores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...