El ministro de Relaciones Exteriores saudí Adel al Jubeir anunció este domingo la ruptura de las relaciones diplomáticas de Arabia Saudita con Irán, después de que manifestantes irrumpiesen en su embajada en Teherán en el marco de protestas contra la ejecución de un dignatario religioso chiita saudí.

Al Jubeir destacó además que todos los diplomáticos iraníes "deben abandonar Arabia Saudita en un plazo de 48 horas". El ministro denunció "las injerencias negativas y agresivas de Irán en los asuntos árabes, que provocan con frecuencia daños y destrucciones". Los ataques de manifestantes a la embajada saudita en Teherán y al consulado de este mismo país en la ciudad iraní de Mashad constituyen "una violación flagrante a todas las convenciones internacionales", dijo, acusando a las autoridades iraníes de no haber hecho nada para evitarlos.
La ejecución el sábado del jeque saudí Nimr Baqer al Nimr, un crítico virulento al poder de Riad, ha exacerbado las tensiones en Oriente Medio, en particular en Irán, donde la embajada saudita fue en parte destruida por manifestantes. "Sin ninguna duda, la sangre derramada imjustamente del mártir (Nimr) dará sus frutos y la mano divina lo vengará de los dirigentes sauditas", había advertido el guía supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei. Algunas horas más temprano, centenares de personas encolerizadas lanzaron cócteles Molotov contra la embajada de Arabia Saudita en Teherán y penetraron en el recinto. "El fuego destruyó el interior de la embajada", según un testigo.
También fue atacado el consulado saudita en Mashad (noreste). Esta ejecución provocó la ira de las comunidades chiitas de Arabia Saudí, Líbano, Baréin, Yemen e Irak. La ONU, Estados Unidos, la Unión Europea (UE), Alemania y Francia expresaron también su preocupación y temen una intensificación de las tensiones entre chiitas y sunitas en la región, manifiestas en el conflicto sirio y en la guerra de Yemen. El líder chiita de 56 años fue ejecutado el sábado junto a otras 46 personas condenadas por "terrorismo". La mayoría eran yihadistas del grupo Al Qaida.
Manifestaciones
El presidente iraní Hasan Rohani denunció la ejecución del clérigo, pero calificó de "injustificables" los ataques contra las representaciones saudíes. Más de un millar de personas se manifestaron el domingo en dos lugares diferentes de Teherán en protesta contra la ejecución del líder chiita saudí, sin causar incidentes. Una concentración tuvo lugar cerca de la embajada de Arabia Saudí, pese a la prohibición del gobierno para evitar nuevos altercados. Antes de ser dispersados por la policía antidisturbios, los manifestantes gritaron "muerte a Al Saud", del nombre de la familia reinante en Riad y quemaron banderas estadounidenses e israelíes. Si la indignación y la ira son especialmente fuertes en Irán, país musulmán de mayoría chiita (90%) y gran rival de la sunita Arabia Saudí, los chiitas se manifestaron igualmente en el reino saudí, en Baréin y en Irak, en la ciudad santa chiita de Kerbala (centro). El ayatolá Ali al Sistani, la más alta autoridad chiita en Irak, calificó de "agresión" el "derramamiento de sangre pura" de los ejecutados. En Líbano, el líder del movimiento chiita Hezbolá, Hasán Nasralá, condenó el "terrorismo" y el "despotismo" de Arabia Saudí. Esta ejecución "revela la verdadera cara de Arabia Saudí, la cara despótica, criminal y terrorista", dijo Nasralá en un discurso retransmitido por la cadena de televisión del Hezbolá, Al Manar.
Evitar la escalada
Mohammed al Nimr, hermano del líder ejecutado, ya advirtió que esta ejecución "provocará la ira de los jóvenes" chiitas en Arabia Saudí. El clérigo Al Nimr fue condenado a muerte en octubre de 2014 por "terrorismo", "sedición", "desobediencia al soberano" y "tenencia de armas" por un tribunal de Riad, tras un "juicio injusto" según Amnistía Internacional. Más allá de Oriente Medio, su ejecución preocupa a Estados Unidos, tradicional apoyo de Arabia Saudí, que teme que las tensiones "se acentúen en un momento en el que urge apaciguarlas". El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, hizo un llamamiento a la "calma y moderación". Por su parte Francia instó a los dirigentes de Oriente Medio a "hacer todo lo posible para evitar la exacerbación de las tensiones sectarias y religiosas". La jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini tuvo por su parte una entrevista con el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammed Javad Zarif. "La seguridad y la estabilidad del conjunto de la región (...) están en juego", según un comunicado de la UE. La ejecución de Nimr al Nimr, que estudió en la ciudad santa de Qom, en Irán, corre efectivamente el riesgo de agravar más la rivalidad entre Teherán y Riad, opuestos en las crisis regionales, como la de Siria y la de Yemen.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Demian valent  angolers
Demian valent angolers · Hace 10 meses

!!!!!! EL ODIO TRIVAL, DESATARÁ LA (( MASACRE DE MEDIO ORIENTE )), SE PUDRE LA PAZ CHEEEE ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡


Se está leyendo ahora