A falta de una sesión ordinaria del Concejo Deliberante de Rosario de Lerma para culminar el presente mandato, se decidió por mayoría conminar al concejal oficialista Ariel Aramayo a pagar los 40 mil pesos que, según el acusado, se le extraviaron del interior de su vehículo en el mes de mayo del año pasado.
Lo que nadie explicó es qué va a pasar con el faltante de 120 mil pesos de la caja chica, cuya rendición es una incógnita.
Tras las derrota del "topismo" en Rosario, la herida oficialista parece seguir sangrando y a borbotones. Aramayo, que había sido denunciado a principio de año por supuesta malversación de fondos municipales, cuando éste presidía el Concejo Deliberante local, allá entre 2013 y 2014, nunca fue sancionado en este período legislativo municipal y sus acérrimos rivales políticos dentro de la estructura justicialista local, siempre le endilgaron su pésima administración, pero nunca tuvieron la capacidad ni los votos para sancionarlo.
Ahora, cuando solo falta una sesión para que la mayoría de los ediles termine su mandato, Aramayo tuvo su veredicto final: deberá pagar el dinero que se le perdió. Es decir 40 mil pesos. Pero todo parece indicar que la rendición de los 120 mil pesos restantes seguirá en un eterno debate.
"El edil en cuestión deberá devolver el dinero. El monto se distribuirá entre tres instituciones sociales del medio. De esta manera cumplimos con resolver esta situación que nos dejó mal parados ante la sociedad", enfatizó en el debate del recinto Juan Prieto, titular de la Comisión de Juicio Político armada al efecto.
Consultado sobre el tardío veredicto y cómo se pagará si termina el ciclo de los actuales ediles, Prieto respondió con una abrumadora respuesta: "Aramayo es empleado público de la Legislatura provincial. Otra vía es que Ignacio Jarsún, el intendente electo que asumirá en próximo 10 de diciembre, le cobre por vía judicial".
Sobre los 120 mil pesos que siguen faltando de la caja chica del cuerpo, Prieto sentenció que "nunca rindió ese dinero y, para colmo, la Municipalidad no facilitó la documentación que necesitábamos para sancionar a Aramayo".
"Nos tildan de lentos a nosotros, pero nadie cuestiona la conducta del Ejecutivo de la comuna, que tapó groseramente la malversación de Aramayo durante meses", agregó el edil.
Y explicó que "Aramayo dice que la documentación está. Pero nadie sabe dónde. Nuestro dictamen final es sobre los $40 mil que según el edil se le perdieron de su auto y que no los devolverá al Concejo, sino que lo deberá hacer a las instituciones elegidas por el cuerpo".
Prieto también cuestionó a la Fiscalía penal local por su inacción y tardanza en sustanciar el proceso, que en este caso fue denunciado por tres ediles.
"Podríamos haberlo sancionado hasta por la rendición faltante de caja chica. Pero como la Fiscalía nunca reaccionó a pesar de nuestras denuncias no podemos tomar una decisión al respecto, porque es un tema que está en manos de la Justicia. Seguramente el enorme monto de plata quedará en una nebulosa, en la nada, pero por culpa de la Fiscalía. Nosotros hicimos lo que estaba a nuestro alcance", se lamentó Prieto ante la consulta periodística de El Tribuno.
Sucede que al no haber una resolución judicial por el caso de malversación, el Concejo no puede dictaminar una resolución de sanción. Sí lo hizo sobre la base del faltante de 40 mil pesos que Aramayo reconoció que los perdió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


myriam raquel  vargas
myriam raquel vargas · Hace 12 meses

esto acaso no se llama robar? lo que corresponde es la cárcel y la expropiación de bienes familiares hasta cubrir la deuda .la jurisprudencia debe ser imparcial para todos ,sin prebendas


Se está leyendo ahora