En un tenso y largo debate en la Cámara de Diputados, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, defendió hoy la "gradual" suba de la tarifa del gas sin llamar a audiencia pública, y se cruzó con el bloque del FPV, al advertir que durante el kirchnerismo la Argentina "pasó de tener energía exportable, abundante y barata, a escasa, importada y cara", a la vez que negó que vaya a renunciar.
"A mi me puso y me saca el presidente (Mauricio Macri). No tengo que renunciar a absolutamente nada", dijo Aranguren en la noche de este martes, luego de siete horas de exposición y respuestas a diputados, luego de que el sanluiseño Luis Lusquiños le preguntara "qué espera para dar un paso al costado y liberar las manos del presidente".
El funcionario aclaró que con los ajustes solo "se pudo recuperar el 30% de lo que es el costo de generar energía", porque "el 70% sigue estando subsidiado", al exponer ante un plenario de comisiones en el que la ausencia más notoria fue la del diputado, exministro de Planificación y presidente de la Comisión de Energía, Julio de Vido.
Aranguren también rechazó que el hecho de haber sido CEO de la filial argentina de la petrolera holandesa Shell suponga una incompatibilidad con su cargo actual en la función pública y dijo que la suba del gas, que causó malestar en la sociedad y se encuentra suspendida por la Justicia, fue "legal".
"Como la única verdad es la realidad, la realidad es que nosotros hemos recibido un país que en estos últimos 12 años pasó de tener energía exportable, abundante y barata a escasa, importada y cara", afirmó el funcionario, quien tras parafrasear a Juan Domingo Perón —pronunció esa frase varias veces— recibió aplausos irónicos de diputados de extracción justicialista, no solamente kirchneristas.
Aranguren señaló que su gestión arrancó en el "marco de un atraso tarifario tanto en gas natural como en electricidad", y para eso señaló que en los últimos 12 años "el crecimiento del tipo de cambio fue de alrededor de 1.040%, la inflación acumulada oficial, del 1.400%, y el índice de salarios subió 1.670%", mientras que las tarifas no acompañaron tales aumentos.
"Para Capital Federal y Gran Buenos Aires, el aumento fue del 40% en todo ese período para la factura eléctrica. Y en el gas natural, la facturas en todo el país aumentaron menos del 200%. Y esto se dio también en un escenario en el que hubo una clara discriminación del interior sobre Capital Federal y Gran Buenos Aires", afirmó el ministro de Energía.
Rechazó que los aumentos hayan sido un "shock", como denuncia la oposición, señaló que estos se hicieron "de la forma más gradual que permitía la grave herencia recibida en el frente energético" y advirtió que "la Argentina no puede repetir el pasado".
Aclaró también que "no hay un aumento del 400%", porque esto es "un tope y un techo que se negoció", por lo cual es incorrecto decir que "a todo el mundo le aumentó el 400%" el gas.
En el Gobierno, según pudo saber NA, no descartan un fallo favorable al aumento de la tarifa del gas por parte de la Corte Suprema de Justicia, porque consideran que el fallo del tribunal platense que lo frenó se produjo antes de empezar a aplicarse el tope de suba del 400% dispuesto por Energía.
Consultado sobre qué hará el Gobierno en el caso de que la Corte falle en contra, Aranguren respondió que "habrá un plan b", pero garantizó que "el servicio público se seguirá prestando, porque a nadie se le ha cortado el servicio en función del no pago".
Aranguren, un empresario que asumió el 10 de diciembre en la función pública tras desempeñarse como directivo máximo de Shell en la Argentina, también destacó el gobierno de la alianza Cambiemos aplicó "la tarifa social, que tiende a atender aquellos quienes más la necesitan".
Aclaró que la frase que pronunció durante su visita al Senado ("Estamos aprendiendo sobre la marcha"), fue "referida a la tarifa social y a los criterios de inclusión en la tarifa social", y que "en ningún momento" aludió a que la política energética era "prueba y error".
"El gobierno anterior dejó al 39% de los hogares sin gas de red y deben ser abastecidos por gas licuado de petróleo (GLP)", criticó Aranguren, y señaló que la Argentina "ha pasado a ser dependiente de la importación de energía, desde 2010".
Aranguren también afirmó que el 90 por ciento de los usuarios de electricidad abona boletas inferiores a los 500 pesos, en Capital y el conurbano, al justificar la suba de tarifas y sostuvo que "en el caso de la tarifa social de la luz el incremento fue sólo del 10%".
El funcionario señaló que en electricidad se produjo una reducción de "3,4 billones de dólares en el año" en subsidios, mientras que se mantuvieron subsidios "por un billón para quienes lo necesitan" y en que el gas "la expectativa era que bajara el subsidio debido a la caída estrepitosa del precio internacional".
Consultado sobre la posibilidad de que la petrolera estatal YPF se desprenda de "activos poco rentables", como señaló su director ejecutivo, Ricardo Darré, Aranguren se rehusó a responder y señaló que no podía entrometerse "en el manejo de una sociedad anónima".
Aranguren señaló que la Revisión Tarifaria Integral, que se realizará a partir de noviembre, "y que no se hizo en los últimos 16 años es la oportunidad para discutir cuáles son las inversiones que tienen que hacer las empresas para determinados servicios y no tener que rechazar clientes, como lo hacen hoy".
Al respecto, negó que el aumento de tarifas, dispuesto antes de la Revisión Tarifaria Integral, haya tenido como fin las arcas de las empresas prestadoras de servicios públicos.
"Ninguna empresa puede distribuir dividendos, no estamos mejorando el cuadro tarifario para que las empresas lo embolsen y distribuyan dividendos, sino para inversiones", aseveró el ministro.
Con relación a su patrimonio personal, señaló que su declaración jurada está "presentada ante la Oficina Anticorrupción (OA)".
"Mis acciones están en el exterior, sí, pero esto está informado también en la declaración jurada", confirmó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ernesto Ordoñez
Ernesto Ordoñez · Hace 1 mes

¿Le contaron al inutil amarillo que la energia era exportable, abundante y barata porque el consumo de los hogares, y sobre todo el de la industria, era inexistente por haber destruido los liberretas de los ´90 con la colaboracion de los radicales de DeLaRua a toda la industria?

Se está leyendo ahora