El tarifazo que disparó los costos de servicios públicos esenciales provocó que Juan José Aranguren debiera concurrir al Senado para evacuar las dudas de los legisladores, y, fundamentalmente, explicar cuáles fueron los motivos que provocaron incrementos significativos.
Eso ocurre en este momento: en el Salón Arturo Illia, el ministro de Energía expone ante un plenario de las comisiones de Minería, Energía y Combustibles y de Derechos y Garantías.
En el inicio de la audiencia -antes de responder preguntas-, el funcionario intentó disipar el interrogante central de la reunión: aclaró que el objetivo del ajuste "no es reducir el déficit fiscal (eliminando los subsidios), sino que haya energía en el país...".
Por si no había quedado claro, Aranguren reiteró: "La necesidad de recomponer los cuadros tarifarios tiene por objetivo que el país tenga energía. Si manteníamos el esquema anterior, los cortes de luz y de gas iban a ser más frecuentes y el servicio iba seguir deteriorándose".
Para fundamentarlo resaltó que hoy la Argentina "depende en un 13% de energía exportada para poder solventar su actividad económica", a pesar de ser una nación que "es rica en recursos".
"Producimos 105 millones de metros cúbicos de gas, pero en invierno se consumen 160... Los 55 que faltan los importamos", ejemplificó.
La primera pregunta de la mañana fue realizada por Juan Manuel Abal Medina, quien hizo foco en lo bruscos que fueron los aumentos de precios: "En vez de utilizar un bisturí, pareció un aserradero en el que se usa una motosierra", comparó.
La respuesta de Aranguren generó murmuros en la sala: "Estamos aprendiendo sobre la marcha", dijo, para justificar la implementación de las políticas tarifarias.
El plan del macrismo -explicó el funcionario- es primero "bajar los costos de producción de energía", para después poder ofrecer tarifas más accesibles.
Explicaciones
Aranguren también tuvo que dar explicaciones sobre los permanentes aumentos del precio de la nafta; en ese sentido recordó que el costo del combustible estuvo por debajo de la realidad durante 10 años. Y apuntó que hoy el país "no está en condiciones de ser abastecido por importación porque no hay puertos, vías navegables ni depósitos".
No era una mañana sencilla para el ministro macrista: hoy el Gobierno reveló que la Oficina Anticorrupción evalúa si no hay incompatibilidad entre el cargo que ocupa y su condición de accionista de la petrolera Shell.
"El caso de Aranguren es el más complicado que tiene en estudio la Oficina Anticorrupción", reconoció Laura Alonso, titular de la OA., quien adelantó que proximamente se le recomendará que delegue algunas decisiones.
La audiencia en el Senado también incluyó una consulta sobre ese tema, con una referencia directa a una serie de decisiones que el ministerio de Energía tomó en favor de Shell por la importación de gas de Chile.
"Esa operación le permite a la Argentina una ganancia de 800 millones de pesos. Si Bolivia tuviera más, le vamos a comprar más... Pero si podemos comprar más barato, lo vamos a hacer porque vinimos a reducir el costo para los argentinos", se defendió el dirigente macrista.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Pepe Bardero
Pepe Bardero · Hace 5 meses

Me pregunto para que entonces el tarifazo... POBRES GLOBOLUDOS...


Se está leyendo ahora