La importancia de la alimentación saludable ha sido reconocida en diferentes partes del mundo. En la Argentina parece ser un concepto que aún no logra arraigarse definitivamente ya que, según indicó la Organización Mundial de la Salud, el 60 por ciento de la población tiene sobrepeso.
En el resto del mundo existen algunas poblaciones que exhiben un envejecimiento más saludable, por ejemplo, presentan menos discapacidades y son más activos físicamente, incluso cuando tienen más de 90 años.
Grupos de población en Cerdeña (Italia), Península de Nicoya (Costa Rica), Loma Linda (California) y Okinawa (Japón) tienen mayor expectativa de vida y menores tasas de enfermedades relacionadas con la edad, incluyendo las enfermedades cardiovasculares y la demencia, por lo que estas áreas han sido designadas como las "zonas azules".
A pesar de sus diferencias raciales y socioeconómicas, los que viven en estas "zonas azules" comparten algunas características del estilo de vida común como una alimentación rica en alimentos de origen vegetal, especialmente verduras, frutas, legumbre (porotos, soja y lentejas), cereales integrales, pescados, aceites de oliva y un consumo bajo de carne roja.
Cecilia Zeballos, jefa de la Sección Rehabilitación Cardiovascular del Instituto Cardiovascular Buenos Aires (ICBA), indicó que "este tipo de alimentación se vincula con un menor riesgo de mortalidad y enfermedades cardiometabólicas". Sin embargo, aclaró que "la forma de alimentación occidental, como en la Argentina, se caracteriza por el alto consumo de carnes rojas, harinas refinadas, sal y alimentos y bebidas ricas en azúcares simples (bebidas gaseosas, las galletas rellenas, los snacks empaquetados) que se relacionan con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y mortalidad general".

¿Cuál es el panorama en la Argentina?

La tercera Encuesta Nacional de Factores de riesgo para enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) en la Argentina fue llevada a cabo por el Ministerio de Salud en el año 2013. Las ECNT están representadas principalmente por las enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y enfermedades respiratorias crónicas.
Todas estas patologías se asocian con una serie de factores de riesgo comunes, dentro de los cuales los más importantes son: alimentación inadecuada, inactividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol. Se estima que, en caso de eliminar o mejorar estos principales factores de riesgo un 80% de las enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes tipo 2 podrían evitarse, como así también un 40% de los cánceres.
La Argentina viene enfrentando un aumento significativo de sobrepeso y obesidad, 6 de cada 10 personas registraron exceso de peso y 2 de cada 10, obesidad. En 2013 aumentó un 42,5 % la prevalencia de obesidad respecto del 2005 (14,6 % a 20,8 %). Según esta encuesta, la obesidad resultó mayor entre varones y a menor nivel educativo. "En cuanto a la forma en que se alimentaban se vio que el promedio diario de porciones de frutas o verduras consumidas fue de 1,9 por persona, cuando se recomienda al menos 5 porciones al día", comentó Zeballos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Lucia Hernandez
Lucia Hernandez · Hace 8 meses

El problema en realidad es que no sabemos cómo alimentarnos. Si desde pequeños nos educaran adecuadamente para tener buenos hábitos nutricionales, no existiría tanta obesidad en el mundo. Hay incluso alimentos que no sólo nos nutren, sino que nos ayudan a eliminar el exceso de grasa. Más información...http://factorquemagrasaysalud.blogspot.mx


Se está leyendo ahora