Como siempre, en Argentina, la campaña del candidato que estaba abajo en las encuestas consistió exclusivamente en atacar al candidato en ventaja.
Como nunca en Argentina, la campaña de un candidato a Presidente estuvo llena de propuestas y de ideas. Como siempre en Argentina, un candidato a Presidente subestima al ciudadano pretendiendo generarle miedo y angustia.
Como nunca en Argentina, un candidato a Presidente no responde esos planteos maliciosos y se dedica a conocer las necesidades del país y su gente.
Como siempre en Argentina, candidatos violan una y otra vez la veda electoral, pretendiendo alterar la decisión propia y la intuición del electorado. Como nunca en Argentina, los candidatos respetan tajantemente la veda electoral, dejando al electorado un espacio para la reflexión y la decisión pensada.
Como siempre en Argentina, militantes de un partido político "ocupan" espacios públicos para "esperar" los resultados de un acto electoral, impidiendo por la fuerza el paso de las demás personas.
Como nunca en Argentina, el ganador del acto electoral festeja en su propio espacio y llama a unirnos para tener un país mejor.
Y qué pasó? Pasó que, como nunca en Argentina, ganó el candidato que hizo las cosas "como nunca" y perdió el que las hizo "como siempre". Esto es "cambiemos".
Los argentinos, un 22 de noviembre de 2015, decidimos cambiar la historia y elegimos como Presidente al candidato que más nos respetó como ciudadanos libres y pensantes. Este es un gran primer paso. El paso que solo la Nación argentina podía animarse a dar. Y lo hizo.
Ahora, el segundo gran paso, debe darlo el Gobierno del Estado argentino. Cambiamos el modo de elegir gobernantes, ahora, los gobernantes deben cambiar el modo de gobernar.
Qué deben cambiar los que gobiernan?: ser transparentes al administrar, ser moderados en el gasto público, construir un "país federal"y provincias soberanas, incentivar de la iniciativa privada, ayudar con dinero público solo al que lo necesite y "hasta" que lo necesite, educar "enseñando" lo útil para un futuro independiente, reducir la carga impositiva, hacer obras públicas eficientes. Estos son los pilares del "cambio".
Esta breve opinión podría ser guardada para, dentro de 4 años, escribir nuevamente los "como siempre" y los "como nunca", pero ya no de las elecciones, sino del modo en que Mauricio Macri haya ejercido nada más y nada menos que la Presidencia de nuestra Argentina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora