¿Cuál es la situación actual en la zona de frontera respecto a la inseguridad?
Notamos que la inseguridad es un tema cotidiano en la zona. Se dan dos cócteles explosivos: el alcohol y las drogas. Se trata de dos componentes complejos cuando se agregan al delito, hay gente que en situaciones normales nunca se involucraría en un delito. A esto hay que sumarle la juventud, los adolescentes, entre los que tanto el alcohol como las sustancias prohibidas hacen estragos. Componentes que también influyen en los mayores, el alcohol es una droga social que pega fuerte en casos como la violencia familiar. En este tipo de situaciones se mezcla todo, el alcohol lleva al consumo de drogas, aparecen temas como los celos y así un montón de otros elementos que hacen insostenible una situación.
¿La terminal de Salvador Mazza es un punto clave para el delito?

Todas las zonas son puntos clave. Por ejemplo, en la frontera el narcotráfico es permeable. Es muy difícil si no hay un trabajo en conjunto, con la ayuda del Estado nacional por supuesto. Metafóricamente podés poner un gendarme al lado de otro y eso no significará que vamos a solucionar el delito. En lo personal creo que necesitamos una batería de decisiones, entre ellas incrementar fuerzas de seguridad por supuesto, pero además radares, scanners en distintos lugares y funcionando a toda hora, el Ejército debe participar en la logística, trabajar en conjunto con las provincias. También hay que lograr establecer convenios bilaterales con los países vecinos, con Bolivia por el tema de la cocaína, con Paraguay por la marihuana y así. Si no hacemos esto, todo lo que hagamos o vayamos a hacer no tendrá demasiado sentido. Dentro de 15 años vamos a seguir discutiendo de estos temas, sin un rumbo preciso.
¿Qué se puede hacer para disminuir el delito de robo a mano armada en la terminal?

Es una de las metodologías que los delincuentes suelen utilizar en esa zona. Voy a dialogar con el intendente -Rubén Méndez- para sugerirle que sería importante empadronar a la gente en la terminal, saber quiénes son las personas que allí trabajan para poder identificarlas y tener un registro. De lo contrario se producen entradas golondrinas imposibles de detectar en caso de algún delito, haciendo aún más peligroso el tema de la inseguridad. El tema de la seguridad es un problema de todos, los municipios, el estado provincial, la Justicia y los distintos entramados de la sociedad.
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora