Desorganización urbanística, crecimiento poblacional, contaminación ambiental, congestión y necesidad de revisar los servicios públicos, el manejo de la energía y los planos de la ciudad son algunas de las realidades que plantearon profesionales nucleados en la Sociedad de Arquitectos, al cumplirse las cinco décadas de la institución.
El martes 29 de marzo se presentó un documento basado en los aportes del conocimiento y la experiencia de los integrantes de la Sociedad de Arquitectos de Salta (SAS), en el 50º aniversario de esta entidad gremial. Con la difusión de este trabajo buscan "contribuir para que se otorgue a los ciudadanos el derecho a vivir con mejores condiciones los espacios sociales singulares de nuestra ciudad".
"La ciudad de Salta está atravesando un camino descendente en la calidad de vida ciudadana y los problemas urbanos se aceleran y multiplican. Observamos defectos que serán futuros conflictos que pueden ser modificados a tiempo con políticas adecuadas y la intervención de profesionales especializados", manifestaron.
Los profesionales marcaron la importancia de tener en cuenta los movimientos migratorios, la inmigración, las infraestructuras, el sistema educativo, los servicios de proximidad, el acceso al suelo urbano, las tendencias de crecimiento, las actividades económicas, el déficit habitacional, y el resguardo de la naturaleza, entre otros temas.
Además, llamaron la atención sobre cuestiones básicas -físicoambientales, socioeconómicas e institucionales- que afectan al desarrollo vital de la ciudad y de sus habitantes.
También destacaron al patrimonio arquitectónico de Salta. "Es la memoria. Defenderlo está en la base de ser ciudad. Las ciudades se refuncionalizan pero no se refundan con cada nueva generación y gestión política. Se debe proteger el centro urbano, hacerlo transitable y recuperar su identidad", explicaron.
El trabajo fue firmado por Susana Appa-Plaza, vicepresidenta a cargo de la SAS, Julio Guzmán, Carlos Demergassi, Ovidio Gómez de la Lastra, José Antonio Viñuales, Nora Vidal, Lorena Gómez Paz, Mónica Márquez y Gabriel Gea.
Los arquitectos destacaron que sus aportes no tienen un color político ni una ideología particular y convocaron a una articulación de las instituciones para superar los desequilibrios urbanos y contribuir con los planes de acción posteriores.
Ante los problemas de la ciudad, propusieron "escucharla, entenderla, ordenarla y liderarla".
"El cambio exige enfrentar resistencias, malos hábitos y años de falta de orden y planificación aplicada. Aspiramos a una ciudad mejor, más organizada y más humana", sentenciaron.
Advirtieron que "invertir en integración y convivencia social redundará en una ciudad menos conflictiva y más gobernable (y potencialmente más productiva)".

Planificación urbanística

El Plan Integral de Desarrollo Urbano Ambiental (Pidua) II, que está pendiente de aprobación en el Concejo Deliberante de Salta capital, plantea una visión a largo plazo y estudia a la ciudad desde el este al oeste y del norte al sur, con proyectos de distintos tipos. "No observar el plan significa que la ciudad continuará creciendo anárquicamente", plantearon los arquitectos.
"Los intendentes deben saber que planificar no tiene nada que ver con obras públicas de corto plazo, sino con una visión futura de la ciudad. Es lamentable que ni los intendentes ni el Concejo Deliberante sepan para qué sirve planificar, y solo vean al bache como obra de gobierno", señalaron.
"Es fundamental que el municipio exija a las empresas de servicios que acompañen las densidades propuestas en el plan, especialmente Aguas del Norte, que está deficitaria en este aspecto, lo que le permitirá cumplir demandas mayores a futuro", estimaron.
Pidieron poner en consideración los proyectos de mejoramiento de toma del río Astilleros, así como también la red de canales de desagües, elaborado por la ex-AGAS.
Con respecto al mercado inmobiliario, opinaron que este funciona como una gran fuerza transformadora, pero que no está al servicio del Pidua II ni de sus proyectos. Comentaron que estos deberían definirse y actualizarse de manera más periódica y participativa, a través del Consejo Municipal de Desarrollo Urbano Ambiental (Comdua), en el que la SAS no está reconocida como miembro permanente. Los profesionales pidieron que el Concejo Deliberante incorpore oficialmente a la SAS como miembro pleno y permanente en las reuniones.

Soluciones posibles a problemas de la ciudad

La Sociedad de Arquitectos de Salta ha presentado propuestas para implementar sobre ciertos aspectos que afectan la calidad de vida de ciudadanos y ciudadanas.
1. Desorganización urbanística
Organizar el espacio para que la ciudad recupere su dimensión humana, a través de la creación de unidades urbanas más pequeñas que contengan lugares de trabajo, servicios y ocio, no concentrados en el área centro.
2. Crecimiento poblacional
Proponer viviendas viables y dignas para la población en riesgo. Promover un sistema de financiamiento que permita el acceso a la vivienda con créditos familiares a largo plazo (20 o 30 años) con sustentabilidad en el tiempo, sin ciclos paliativos.
3. Contaminación ambiental
Inspeccionar y corregir el problema a través del control de la circulación rodada. Crear espacios verdes que contribuyan a purificar el aire atmosférico, depuradoras de aguas y control de vertederos.
4. Servicios públicos y transporte
Invertir para que la estructura vial se articule de modo funcional. Lograr en 8 a 10 años que el 50 % de los desplazamientos se hagan paseando, caminando y en bicicleta. Un 30 %, en transporte público y el 20 %, en vehículos privados.
5. Cursos de agua
Crear áreas de ribera. Estas favorecen el encuentro social y aumentan la cantidad de habitantes por de espacio verde, la forestación y el parquizado. Contribuyen a disminuir efectos de la contaminación y generan un área de seguridad para que el río desborde en épocas de crecientes.
6. Congestión
Introducir normas estrictas para mejorar el equilibrio de las demandas por espacio de la calle y uso de la tierra. Reducir el uso del vehículo privado para ganar espacio para la ciudadanía.
7. Uso y manejo de la energía
Fomentar el autoconsumo con fuentes renovables. Legislar para reducir y mejorar el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero del sector público y privado.
8. Playas de estacionamiento
Recuperar los pulmones o corazones de manzana como espacios verdes purificadores del dióxido de carbono y restablecedores de las napas subterráneas. Reglamentar un porcentaje no menor al 25 % de la superficie para drenaje natural directo.
9. Revisión de planos
Recuperar el poder de policía de la Municipalidad en toda la ciudad para el control de obras, según lo establecido en la Carta Orgánica Municipal.
10. Inspección municipal
Aplicar una rigurosa penalización a obras públicas o privadas que no respeten o no hayan respetado los códigos de Edificación y Planeamiento Urbano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Emilio Nieva
Emilio Nieva · Hace 7 meses

Estamos en la consecuencia del desmanejo de las instituciones públicas: los agentes de control dejaron de ser profesionales de carrera para ser reemplazados por funcionarios amigos de los políticos quienes manejan a su criterio los nombramientos. En todo nivel de organización se debe privilegiar el manejo de la cosa por quien tenga mayor idoneidad y se asegura- de esta manera- un alto porcentaje de éxito en cualquier gestión. La interdisciplinariedad es fundamental, por lo que el responsable máximo debería buscar de conformar un equipo con personas que aporten soluciones y no gastos inútiles a la comunidad.-

victor hugo  castro
victor hugo castro · Hace 7 meses

Qué bien por los Arquitectos. Creo que no hay que ser profesional para darse cuenta con la calidad de vida que vivimos los Salteños, inmersos en un atraso total. Espero que alguien haga algo en forma rápida sino en breve pasaremos de la edad de palo a la edad de piedra.

Ram Test
Ram Test · Hace 7 meses

Estas reglas nos cierran a futuro a una apertura social de crecimiento. La sociedad de arquitectos tiene una visión parcial acertada sobre el crecimiento demográfico de la ciudad, mas proyecta errores futuros insalvables. El valor interdisciplinario entre especialidades es indispensable para corregir el pensamiento actual, por lo que nuestra educación debe someterse a un examen de cambio.

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 7 meses

La tasa de monóxido de carbono, que respiran los peatones y los dueños de casa, en la congestión de tránsito de la sufrida Pellegrini que muestra la foto, seguramente es igual a la que cualquier suicida buscaría para quitarse la vida. El documento de los señores arquitectos, está muy lindo, pero creo que llega con unos treinta años de retraso, después que el caos se consolidó y que todas la siglas habidas y por haber, han demostrado su inutilidad, para frenar los abusos, los amiguismos y los atajos, por donde transitan las "excepciones" a toda la normativa vigente. Entre ellas, la relativa a construcción en altura, a la que hace referencia otra nota de esta misma edición.


Se está leyendo ahora