Crueldad sin límites. Un hombre de 43 años identificado como Qi ató a su perro al paragolpe de su camioneta y lo arrastró por las calles de la ciudad de Weihai, al sureste de Pekín, China. Algunos conductores enfurecidos consiguieron pararlo pero ya era demasiado tarde para el animal, que había muerto minutos después.
Fue entonces cuando varios testigos del terrible acto increparon y golpearon al maltratador hasta que apareció la policía y detuvo a cuatro de los atacantes y al conductor, a quien se está investigando por maltrato animal, según recoge el South China Morning Post. Las personas que presenciaron la atrocidad difundieron las imágenes en las redes sociales, que pronto se hicieron virales. Algunos también publicaron los datos personales del conductor, como su nombre completo, la matrícula del vehículo, su dirección y la información de contacto.
Qi, quien había adoptado a su can de la calle en 2014, defendió sus actos argumentando que el perro les mordió a él y a un amigo y que ató al pobre animal porque le daba miedo acercarse al animal.
Esta versión vendría corroborada por un hombre que dijo ser su hermano, quien publicó en Internet que el perro tenía rabia y que había mordido a algunas personas aquella mañana. Afirma, además, que su hermano quería llevar al perro a un nuevo hogar pero no quiso meterlo en el coche y decidió arrastrarlo y conducir lentamente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...