El intendente de la localidad puntana de La Calera, Diego Lorenzetti, fue detenido ayer, en un abrupto giro en la investigación por el crimen de su esposa, Romina Aguilar, asesinada a balazos el pasado 30 de enero, cuando subía a su camioneta Renault Duster en el barrio Faecap de la capital de San Luis.
El arresto del intendente, sospechado de ser "autor intelectual" del homicidio, fue concretado luego de que se entregara a la Justicia un jockey brasileño que habría confesado ante la jueza Virginia Palacios su participación en el homicidio. Se trata de Ediverto de Olivera Pereyra, alias el "Brasileño", quien era empleado de Lorenzetti.
Según trascendió, Olivera Pereyra habría declarado que él fue quien manejaba la moto en la que se trasladaba la persona que ejecutó a la joven
El "Brasileño" se presentó espontáneamente y, luego de entrevistarse con la jueza, la doctora Palacios dispuso su detención bajo el cargo de homicidio calificado.
En una entrevista radial, la magistrada reveló que el brasileño había admitido su participación en el crimen, pero en forma "atenuada".
Las versiones apuntan a que el "Brasileño" confesó haber estado en la escena del crimen, pero intentó explicar que no fue a matar a la esposa de Lorenzetti, sino que le fue a robar $100.000.
Justamente, los investigadores judiciales analizan una pista que indicaría que el intendente pidió un préstamo por esa cifra un día antes del asesinato de su esposa, el dinero habría sido para pagarle a los asesinos.

Sorpresa


El propio intendente había manifestado en los medios que se veía sorprendido por la detención del "Brasileño", ya que solía trabajar para él como jockey de sus caballos.
Según publicó El Diario de La República, el intendente había vuelto a su casa en el pueblo y estaba con su hijo de 16 años cuando le llegó la noticia: la jueza Palacios había ordenado detenerlo con el propósito de establecer si tuvo algún tipo de vinculación con el crimen de la joven.
Lorenzetti se abstuvo de declarar en su indagatoria y su defensa pidió la "prórroga constitucional", se llama así en el Código Procesal de San Luis al tiempo que tiene el acusado para intentar refutar las pruebas en su contra.
Pese a todo, el intendente de La Calera y su abogado siguen insistiendo en afirmar que el asesinato ejecutado por sicarios tiene un trasfondo de carácter "político".
Una de las primeras hipótesis lanzadas al ruedo de los rumores vinculó el crimen de la joven Romina como una suerte de ajuste de cuentas por presuntas deudas de juego y apuestas de Lorenzetti.
Ahora se busca a otra persona, que sería quien realizó los disparos que terminaron con la vida de Romina.
En ese marco, el "Brasileño" habría dado a la Jueza varios nombres de personas que para él estarían involucradas en el crimen.

"Quiero Justicia"

El intendente había asegurado que las motivaciones tras el asesinato eran políticas. "Mi gestión creció muchísimo y supongo que eso a alguien no le cayó bien. Quiero Justicia, que caiga quien deba caer".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


gio vergara
gio vergara · Hace 9 meses

Y bueno...que podes esperar de un político


Se está leyendo ahora