La jueza Sandra Arroyo Salgado reiteró que el fiscal Alberto Nisman estaba bajo amenazas graves. "Todo comenzó en una audiencia con Interpol y funcionarios de Irán. En ese momento, me llama para contarme. Fue la única vez en que lo noté movilizado con lo que había sucedido", dijo. En declaraciones en el programa de Mirtha Legrand, Arroyo Salgado agregó: "Mi familia era víctima de amenazas muy graves, incluso hablaban del movimiento de mis hijas hacia la escuela". Y detalló: "Hubo una serie de mails entre agosto y noviembre de 2012 y febrero de 2013 que incluían una cantidad de pasos todos los cuales se fueron cumpliendo".
"Empezaba con que iba a quedar desplazado del acuerdo que el gobierno iba a hacer con Irán, que iba quedar fuera del memorándum, que cuando fuera removido iban a ir por el desprestigio público y mediático, el armado de causas", contó durante el programa.
También criticó que las causas que rodean al fiscal no avanzan: "La investigación de la AMIA esta paralizada, la investigación de la denuncia de Nisman por encubrimiento contra el gobierno esta desestimada, archivada y la investigación de la muerte de Nisman está empantanada".
"Estábamos esperando al realización del peritaje interdisciplinario con peritos criminalísticos y médicos legistas y la jueza impone una prueba ilegal porque nos obligan que participen miembros de la Policía Federal cuando quedó al descubierto que hicieron todo mal cuando fue encontrado Nisman. En nuestro sistema hay un desconocimiento de la ley y arbitrariedad con las decisiones que se toman", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora