La música, la alegría, la familia y la buena comida regional reinaron ayer en Chicoana, este mágico lugar del Valle de Lerma que reunió a más de 2.500 personas en la sexta edición del Concurso del Asador.
Los puestos de comida con tamales, empanadas, humitas y otros platos regionales dulces y salados eran decenas. Del concurso, que ya es tradicional en Chicoana, participaron diez asadores: tres en la categoría "asado a la llama" y siete en la categoría "asado a la parrilla". Se cocinaron al estilo más tradicional argentino 700 kilogramos de carne y no quedó ni una costilla.
Los ganadores fueron: en asado a la llama, Juan Manuel Gallinal; en asado a la parrilla el primer premio fue para Pablo Cárdenas y segundo premio para Antonio Cardozo.
Estos tres salteños se consagraron como los mejores asadores de Chicoana y sus méritos fueron confirmados por todos los presentes, que degustaron la carne cuidadosamente preparada en sus dos tipos de cocción.
Amenizaron la jornada, Los Changos del Monte, El Violín del Valle, Jorge Purulla y Mañeros, entre otros artistas locales que no quisieron faltar a la cita de los asadores más destacados del Valle de Lerma.
El tiempo acompañó el evento campestre, que tuvo lugar en las instalaciones del camping municipal Los Eucaliptus. Fue un domingo a pleno sol con 32 grados de temperatura y apenas alguna nube viajera surcando el cielo de la "capital nacional de tamal", declarada por Ley 27.259 el año 2016.
Las mesas dispuestas para el público se llenaron rápidamente desde las 11, cuando abrieron las puertas del predio, e incluso hubo gente esperando su turno para sentarse a disfrutar del plato elegido, entre asado, humitas, tamales, empanadas y sandwichs.
La entrada fue libre y gratuita, como todos los años, así las familias del valle se dieron cita en Los Eucaliptus hasta colmarlo, al igual que los turistas, que nunca pasan de largo por Chicoana, un pueblo privilegiado por la belleza y la calidez de su gente.
"Apenas leímos en el diario El Tribuno que había concurso de asado en Chicoana retrasamos la llegada a Cachi que teníamos programada y decidimos quedarnos el domingo a almorzar en esta fiesta. No nos queremos ir", dijo Rodolfo Perla, que llegó hace una semana a Salta desde Mendoza con su familia.
Otra familia oriunda del sur, con familiares en Salta capital, llegaron al mediodía al camping de Chicoana. Los Berezán estaban encantados con todo lo que ocurría allí: "Todo riquísimo, la música es hermosa pero se lleva los laureles el dulce de miel de caña con nueces", comentó María Rosa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora