Los vecinos del asentamiento Nueva Esperanza II, el más alejado de la ciudad de Gûemes por la Banda Este, tiene ahora un comedor comunitario que surgió y se sostiene por iniciativa de un grupo de amigos. A la carencia alimentaria se suma la ocupación ilegal de los lotes, pero nadie resuelve aún la situación.
Un grupo de voluntarios llegó al lugar para colaborar con una olla popular para la fiesta en honor a San Expedito y fue durante esa jornada de convivencia que comprobaron las necesidad de los pobladores en materia nutricional y decidieron organizar el comedor.
"Comenzamos con unas 15 familias y se fueron sumando otras en las últimas semanas. No tenemos un control de cuántas son en la actualidad; solo intentamos que la comida alcance para todos. Todavía nos estamos organizando e intentamos sumar voluntarios, porque estamos analizando la posibilidad de extender nuestro trabajo solidario hacia otros sectores de la ciudad", explicó la médica Susana Salomón, una de las referentes del grupo solidario.
Para solventar mínimamente los gastos, los integrantes del grupo aportan dinero. Pero las familias también dan lo suyo con mercadería: fideos, aceite, verduras, arroz, todos ponen un ingrediente para la comida diaria.
Compartir un plato de comida y su elaboración mantiene a las familias mucho más unidas.

Terrenos ocupados

Además de las necesidades básicas, las familias sufren la irregular situación de los terrenos. El asentamiento se formó tras las expropiación de tierras a la empresa azucarera Emaisa actual propietaria del Ingenio San Isidro. Los lotes fueron adjudicados hace cuatro años, pero Tierra y Hábitat nunca hizo la entrega formal.
Por eso, hace dos años un grupo de familias tomó los terrenos, lo que generó un conflicto social que llegó a la Justicia, con varias amenazas de desalojo que no se concretaron. El problema subsiste, la presión de los adjudicatarios de los terrenos sobre la Justicia para que lleve adelante el desalojo y la rotunda negativa de los okupas a abandonar el lugar mantiene en constante tensión a los dos sectores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia